España

La Guardia Civil a Jesús Eguiguren: “‘Josu Ternera’ no fue ningún héroe de la derrota”

logo
La Guardia Civil a Jesús Eguiguren: “‘Josu Ternera’ no fue ningún héroe de la derrota”
El ex presidente del PSE, Jesús Eguiguren.

El ex presidente del PSE, Jesús Eguiguren. EFE

Resumen:

La Asociación Pro Guardia Civil ha mostrado su indignación con quien fuera presidente del PSE y uno de los principales negociadores con ETA, Jesús Eguiguren por calificar de “héroe de la derrota” de ETA al ex dirigente de la banda, José Antonio Urrutikoetxea, alias Josu Ternera, detenido este jueves en Francia. En una nota, la asociación de agentes felicita a los compañeros que junto con la policía gala han logrado arrestar al ex dirigente de la banda. Sin embargo, denuncian las palabras expresadas por Eguiguren en las que se refería a Josu Ternera como una “pieza clave” del final de ETA y al que ha definido primero como el “héroe de la derrota” y posteriormente como “héroe de la retirada”, en declaraciones a Radio Euskadi.

Eguiguren ha expresado su “sorpresa” por el arresto de Urrutikoetxea del que creía que en caso de tenerle localizado los distintos servicios secretos, “creía que lo dejarían en paz o que había encontrado un refugio seguro”. Ha subrayado que durante los contactos y negociaciones que mantuvo con él en Noruega, siempre mostró su deseo de “acabar con el terrorismo” y que si no lo logró fue por carecer entonces de apoyos suficientes. Ha añadido que si finalmente lo consiguió fue por haber logrado finalmente imponer sus tesis en favor del desarme, “dicen que siempre hace falta como un héroe de la derrota”, ha apuntado.

No nos consta ninguna acción suya para detener terorristas, localizar zulos, armas o evitar atentados”

En el comunicado emitido por APROGC manifiestan su “perplejidad, sorpresa y también indignación” por estas palabras del ex dirigente del PSE. Se preguntan cuál ha sido la aportación de Josu Ternera en ese final del terrorismo, “porque francamente no nos consta ninguna acción suya que nos ayudara a detener terroristas, encontrar zulos o armas o anticipar algún atentado, más bien todo lo contrario”. Instan a trasladar ese calificativo de “héroe”, asignado a Urrutiukoetxea. a los padres de los niños asesinados en el cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza.

Concluyen el manifiesto recordando que el final de ETA “no vino por la voluntad generosa de la banda terrorista, ni por ninguno de sus activistas” sino por la presión del Estado, de sus jueces, de sus policías, “con especial protagonismo de la Guardia Civil”.

Un futuro en la cárcel

Tanto Francia como España llevaban años buscándole, meses investigando posibles paraderos y los últimos días con varias posibles ubicaciones en el país galo donde podría encontrarse el dirigente más buscado y escurridizo de la historia más reciente de ETA. Finalmente estaba en los Alpes, en la Alta Saboya, en la localidad de Sallanches, cerca de Ginebra. La operación se puso en marcha la noche del miércoles para cerrar uno de los capítulos de la lucha contra la banda más esperados por víctimas y cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado desde hacía tiempo.

A Josu Ternera, le espera un largo recorrido carcelario y judicial, primero en Francia y después, mucho después, en España. Tras su arresto ingresará directamente en la cárcel para cumplir con las causas pendientes en Francia. Y lo hará enfermo, ya que padece cáncer. De hecho, en el momento de su detención, el terrorista iba camino de un hospital donde finalmente ha tenido que ser ingresado.

En cualquier caso, tiene en su futuro más inmediato mucho tiempo de cárcel en Francia antes de poder ser entregado definitivamente a España. La Justicia gala ya le ha impuesto al menos dos condenas en rebeldía sin estar él presente que deberá cumplir.

Cuando cruce nuestra frontera para responder ante la Justicia o, en su caso, ingresar en prisión, es probable que sea ya un anciano. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha recordado este jueves que Francia puede permitir traslados temporales a España en el futuro para atender a las peticiones judiciales.