España | País Vasco

El Gobierno vasco obvia a ETA en una 'plan de prevención' de la violencia radical

logo
El Gobierno vasco obvia a ETA en una 'plan de prevención' de la violencia radical
El secretario de Convivencia y Derechos Humanos del Gobierno vasco, Jonan Fernández, junto a la directora de EiTB, Maite Iturbe.

El secretario de Convivencia y Derechos Humanos del Gobierno vasco, Jonan Fernández, junto a la directora de EiTB, Maite Iturbe. Mikel Segovia

Resumen:

El Gobierno vasco ha presentado hoy el programa ‘Uztartu’ (Cruzar) de prevención de la radicalización violenta dirigido a centros educativos, penitenciarios, pisos tutelados, clubes de fútbol u organizaciones religiosas. En él, ni en el material audiovisual ni documental, no se hacen referencias a la radicalización política generada por ETA durante décadas ni a sus causas o vías específicas para prevernir su repetición. El material educativo dirigido a jóvenes se concibe como una herramienta para evitar la aparición de fenómenos de violencia radical de carácter político, religioso, deportivo o de otro tipo. Los impulsores de ‘Uztartu’ han defendido que no existen refencias precisas a ningun fenómeno de violencia radical ya que se entiende que todas las manifestaciones de este tipo tienen una base y causa común.

El Secretario de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación, Jonan Fernandez, incluso ha hecho referencia a la felicitación que les han trasladado los expertos que desde mañana participaran en un seminario sobre radicalizacion violenta que se celebra en San Sebastián. Ha destacado que su reconocimiento se basaba en destacar que su implantacion no llegaba a posteriori, tras hechos «desgraciados». Ha señalado que en otros países se impulsan iniciativas de prevención de este tipo pero “cuando ha ocurrido algo muy desgraciado y por tanto la filosofía preventiva empezaba tarde”.

Fernández asegura que han sido felicitados por no aplicarlo a ‘posteriori’ sino como medida de «prevención»

Preguntado por si la violencia vinculada al terrorismo sufrida durante décadas en Euskadi no era radicalidad violenta, y por tanto también aquí el programa de prevención podría considerarse que llegaba tarde, Fernández ha puntualizado que se refería a la radicalidad de carácter religioso. Sí ha añadido que en el País Vasco “tenemos una experiencia traumática e injusta que nos puede servir de experiencia, pero afortunadamente eso forma parte del pasado”. Ha destacado que estos planes de prevención siempre buscan “anticiparse a fenómenos que puedan darse en el futuro.

Causas comunes

‘Uztartu’ no hace una “identificación hacia un núcleo concreto” de radicalidad ya que el objetivo es “abarcar todas” las manifestaciones, tanto las de carácter político como las de tipo religioso, deportivo o social: “Las razones de que una persona agreda a otra tiene causas similares, aunque tenga distintos pretextos”.

El Secretario de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación ha asegurado que el Gobierno vasco no ha detectado que exista un mayor riesgo de radicalización violenta en la sociedad vasca y que implanta este programa para “sintonizar” con la corriente internacional que aboga por promover planes de prevención en este ámbito.

Los impulsores no identifican ninguna manifestación de violencia radical especifica, «todas tienen causas comunes»

‘Uztartu’ se presenta en un formato de cinco sesiones de una hora en la que tras la visualización de un spot y uno de los cinco bloques de un documental se aborda un concepto y se debate sobre el mismo. Las cuatro causas comunes que se identifican como origen de la radicalización violenta son el dogmatismo, el fatalismo, el maniqueísmo y el sectarismo. Frente a ellas se desarrolla un contenido pedagógico para contraponer valores como la limitación, los valores positivos, la conciencia ética y la dignidad humana.

Los impulsores del programa señalan que poner freno a fenómenos de radicalización violenta es uno de los retos y amenazas a la convivencia y el respeto a los derechos humanos, no sólo en Euskadi sino en toda Europa.

Seducción de la violencia

Se hace referencia a un mayor riesgo de “seduccion de la violencia” entre la población joven y que se manifiesta en el extremismo religioso, político, deportivo o en fenómenos como la xenofobia, la islamofobia o el racismo. El fin último del programa es lograr que para quienes lo cursen el recurso a la violencia sea “una opción desechable y despreciable” y contribuir a una cada vez mayor masa crítica “que apueste por medios exclusivamente pacíficos”.

El material incluido en el programa incluye un documental en el que 16 jóvenes, de entorno a los 20 y 25 años, que no se conocen dialogan y realizan una reflexión crítica sobre las causas que generan la violencia. Lo hacen tras visionar uno de los cinco spot programados -que serán emitidos próximamente por ETB- en los que en cada uno de ellos se muestra un argumento común esgrimido por personas violentas para matar, ejercer la violencia, actuar injustamente o agredir a otros. Posteriormente, los participantes en ‘Uztartu’, a través de un dinamizador, se organizarían en grupos reducidos para realizar una reflexión sobre lo escuchado.

El dogmatismo, el fatalismo, el maniqueismo y el sectarismo, principales causas de la radicalidad violenta

El plan del Gobierno vasco es poner en marcha de modo piloto el programa a comienzos del próximo curso, durante el primer semestre. Por el momento, no se ha determinado en cuántos y qué colegios o centros universitarios se implantará, ni en qué centros penitenciarios, pisos tutelados, clubes de fútbol u otro tipo de centros se aplicará.