España | País Vasco

Coca Cola se disculpa con las víctimas por su utilización en una fiesta que honró a presos de ETA

logo
Coca Cola se disculpa con las víctimas por su utilización en una fiesta que honró a presos de ETA

Resumen:

El director general de Coca Cola en España, Juan Ignacio de Elizalde, ha tenido que disculparse por la participación de la compañía en una fiesta conocida como el ‘Día del mochuelo’ (Mozoilo Eguna’), celebrado el pasado 1 de junio en Galdakao, y en la que se colocaron fotos de presos de ETA en una de sus carpas. La fiesta, que pretende el fomento y fortalecimiento de «nuestra lengua, cultura e identidad», incluyó un cartel promocional en el que se podían ver los logos del Ayuntamiento de la localidad vizcaína, así como de Coca Cola junto al de otras dos empresas de menor entidad. En una de las carpas habilitadas en el recinto festivo se exhibieron imágenes y dibujos con el rostro de presos de ETA del municipio bajo el lema «Hay que darlo todo por la libertad que se ama» y ante las cuales se hicieron fotografías y una comparecencia pública por parte de una de las asociaciones participantes.

La escena provocó el malestar del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) cuya presidenta, Consuelo Ordóñez, remitió una carta a la compañía para informarle de lo sucedido e instarle a tomar medidas de cara al futuro. Con fecha del 6 de junio, el director general de Coca Cola Iberia, Juan Ignacio de Elizalde,  remitió una carta a la presidenta de COVITE en la que comienza por mostrarle «nuestro total respeto por la memoria de las víctimas del terrorismo, así como nuestra solidaridad con el movimiento que usted representa y lidera».

Cartel anunciador del 'Mozoilo Eguna', en el que figura Coca Cola como patrocinador.

Cartel anunciador del ‘Mozoilo Eguna’, en el que figura Coca Cola como patrocinador.

A continuación, Elizalde le traslada sus «disculpas si por alguna razón el colectivo que representa se ha sentido incómodo». Añade que Coca Cola ha sido «del todo ajeno» a lo sucedido. Puntualiza que la compañía no ha sido patrocinadora de la fiesta como tal «ni hemos autorizado, en ningún momento, el uso de nuestra imagen en dicho evento». Aclara que su participación y colaboración se remonta a hace más de 15 años pero se limita a «la entrega de 7 cajas de Coca-Cola para autoconsumo» a un grupo de danza local, el Andra Mari.

Esta no es la primera ocasión en al que Coca Cola se ve envuelta en una polémica relacionada con el entorno de los presos. En 2014 la compañía se vio obligada a retirar un anuncio después de que Dignidad y Justicia remitiera una carta a su presidente denunciando haber recurrido al actor Gotzon Sánchez, quien se había posicionado públicamente en favor de la plataforma ‘Herrira’ de apoyo a los presos de la banda. En el citado spot Sánchez hacía el papel de un padre que confesaba a su hijo que se había hecho del Athlético de Madrid.

En esta ocasión la respuesta de Coca Cola responde a la carta previa en la que Ordóñez había informado a Coca Cola de que en la citada fiesta la compañía aparecía con una presencia importante «en calidad de patrocinador e impulsando el evento a través de una carpa». En ella apuntaba que en la fiesta a la que se hacía referencia se había exaltado «de manera pública a terroristas de ETA», y para lo cual adjuntó varias fotografías. Ordóñez aseguraba en la carta que le había causado una gran sorpresa ver cómo Coca Cola figuraba como patrocinador en los numerosos carteles que desde días antes se habían instalado en la localidad y también se había difundido por las redes sociales.

«Los asesinos de nuestro familiares»

La presidenta de Covite recordaba a Coca Cola que el ‘Mozoilo Eguna’, lo organizan 17 asociaciones culturales y deportivas de Galdakao y su promoción se sustenta en la idea de fomentar las tradiciones propias del municipio. Sin embargo, añade que en la cuarta edición celebrada este año figuraba la agrupación juvenil «Zizpa Gazte Konpartsa, vinculada a la izquierda abertzale y con un amplio historial de homenajes a presos de la banda terrorista». Añadía que la aportación de la citada agrupación a la fiesta fue «instalar una carpa decorada con fotos y dibujos de miembros de ETA encarcelados para exigir su liberación».

En la carta a la que ahora da respuesta Coca Cola, la representante de «más de 500 familias de víctimas del terrorismo» recordaba a los responsables de la compañía que «ir paseando por las calles de Galdakao o cualquier otro pueblo y toparnos con la cara de los asesino de  nuestros familiares supone una verdadera humillación». Ordóñez reiteraba que asociaciones como la suya acumulan años de denuncia a los actos de culto público a presos de ETA «que atentan no sólo contra la dignidad de nuestros familiares sino contra la del conjunto de la sociedad».

La carta de Covite concluía apelando a Coca Cola a su «responsabilidad social» para que no financien ni directa ni indirectamente este tipo de actos. La petición la hace antes de recordarle que en 2018 se documentaron 198 actos de homenaje y culto público a presos de la banda terrorista y que en lo que vamos de 2019 han sido ya 40.

Precisamente este mismo municipio ha sido noticia este fin de semana por la aparición de carteles recordando el historial criminal de varios presos de ETA oriundos de Galdakao. Los carteles, que fueron arrancados sólo horas después, detallaban los crímenes por los que presos como Francisco Javier García Gaztelu, alias ‘Txapote’, Jon Bienzobas e Iñaki Krutxaga cumplían condenas en cárceles alejadas del País Vasco. Días atrás, otros carteles de signo distinto denunciaban la situación de dispersión que padecían, en cárceles alejadas del Euskadi y el régimen penitenciario en el que cumplían sus condenas, con el impacto familiar que suponía para su entorno. En los mismos se obviaban referencias a las causas de sus condenas.