España | Navarra

Los socios de Chivite le presionan para que negocie sus presupuestos sólo con EH Bildu

María Chivite en su toma de posesión como presidenta de Navarra, acompañada del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, y el presidente del Parlamento de Navarra, Unai Hualde.

María Chivite en su toma de posesión como presidenta de Navarra, acompañada del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, y el presidente del Parlamento de Navarra, Unai Hualde. EFE

Es la primera prueba de fuego de María Chivite. La presidenta de Navarra se enfrenta a la aprobación de sus primeros presupuestos y lo hace obligada a buscar aliados al margen de las cuatro formaciones que apoyan su Ejecutivo. Además del propio PSN, Geroa Bai, Izquierda-Ezkerra y Podemos, Chivite tendrá que trabajarse el respaldo, o al menos la abstención, de EH Bildu o en su defecto de Navarra Suma. O lo que es lo mismo tendrá que elegir entre la izquierda nacionalista o la derecha foralista.

Y por el momento, sus socios de Gobierno ya le han marcado el camino: EH Bildu. La portavoz de Geroa Bai, la coalición que agrupa al PNV en la Comunidad Foral, Uxue Barkos, le ha recordado hoy a Chivite que por «coherencia política» es más «razonable» que el Ejecutivo que presiden los socialistas busquen el «acomodo» en la izquierda abertzale. Barkos ha recordado hoy que Navarra Suma ya mostró posiciones contrarias a muchas de las «herramientas presupuestarias» llevadas adelante por el anterior Ejecutivo que lideró Barkos.

Otro de los socios de Chivite, Podemos, le ha recordado a Chivite que su grupo estará «más cómodo» con un proyecto de presupuestos que gire «a la izquierda en vez de a la derecha». Un deseo que incluso la formación de Iglesias ha llegado a manifestar recordando que su deseo es que «el socio preferente sea EH Bildu». Más aún, el portavoz de Podemos, Mikel Buil, ha afirmado que los contactos presupuestarios para sacar adelante las primeras cuentas de la era Chivite podrían llevarse a cabo en reuniones «a cinco», en las que se incluiría a EH Bildu además de a los cuatro socios de Gobierno (PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E). Unos contactos presupuestarios que tendrían como referente en todo momento el acuerdo programático impulsado por los cuatro socios de Gobierno y en el que se apoya el Gobierno Chivite que vio la luz gracias al respaldo indirecto de Eh Bildu en forma de abstención.

‘Mesa a cinco’

La tercera de las formaciones integradas en el ejecutivo, Izquierda-Ezkerra, también ha apelado a la conformación de una mesa a cinco, integrando a EH Bildu, antes que hacerlo contando con Navarra Suma. Una negociación ante la que fijan dos condiciones; el desarrollo y cumplimiento del acuerdo de programa y la búsqueda de consensos. I-E ha puntualizado hoy que no cierra la puerta a Navarra Suma pero considera que sus propuestas fiscales no encajarían en el acuerdo programático de legislatura que aúna al Ejecutivo, «no me imagino a Izquierda-Ezkerra votando a favor de unos presupuestos que ha negociado el PSN con Navarra Suma».

Y entretanto, EH Bildu no ha tardado en recordar al gobierno del PSN que tiene minoría y que ello le obliga a gestionar «con humildad y voluntad de negociación» el proceso de aprobación de las cuentas.

Desde el PSN su portavoz, Ramón Alzórriz ha abierto la puerta formalmente a todos los partidos del arco parlamentario si bien ha subrayado que la negociación tendrá como límites el acuerdo programático suscrito entre los partidos que respaldan a Chivite. Alzorriz se ha limitado a anunciar que serán «leales» al acuerdo».

Desde Navarra Suma, Javier Esparza ha tendido la mano al Gobierno para iniciar una ronda de contactos. Ha dejado claro sin embargo que sus limites serán la defensa de una bajada de impuestos y la defensa de infraestructuras clave como el Canal de Navarra o el tren de alta velocidad, «tampoco vamos a renunciar a la igualdad de oportunidades».

Esparza ha apuntado que el PSN «dice que está dispuesto a hablar, pero dice que el acuerdo programático está por encima de todo». «La última vez que dijeron eso no les dejaron sentarse», ha indicado, para señalar que sus socios «ya le están marcando el camino a la presidenta y al PSN». «Aquí el diálogo y la participación tiene que ser con EH Bildu, es lo que están manifestado -los socios del PSN-, ese es el diálogo y la participación, parece que excluir a Navarra Suma forma parte del circo a cinco en el que han convertido este Parlamento», ha criticado.

Comentar ()