España | País Vasco

El PP vasco contra Vox: "Jamás iríamos con quien quiere retrasar los relojes 40 años"

Alfonso Alonso y Pablo Casado EFE

Se conocen muy bien pero nunca se han interpelado en público, no al menos en Euskadi. El origen vasco de su líder, Santiago Abascal, su condición de ex miembro del PP o la de su amiga y cabeza de cartel en Vizcaya, Nerea Alzola, también excargo del PP vasco, continuarán por caminos separados. Vox ha rechazado hoy explorar una posible coalición para las elecciones autonómicas vasca previstas para el próximo año. Al contrario de lo que ocurrió con la mano tendida de los populares de Euskadi lanzada a Ciudadanos, en este caso la indiferencia y la crítica ha sido la respuesta del PP que lidera Alfonso Alonso a su excompañero de partido.

El PP ha asegurado que jamás compartirá un proyecto con quien «quiere retrasar los relojes cuarenta años». Recuerda que Vox es una formación «contraria a la Constitución» y que lo que realmente necesita ahora España es «sensatez, moderación y convivencia». A través de las redes sociales, los populares vascos le han respondido a su excompañero de filas que el nacionalismo no se combate «con un nacionalismo de signo contrario» sino con más libertad. En este sentido, señalan que en el caso del País Vasco el proyecto del PP se sustenta en la defensa de las libertades y el autogobierno»: «Hubo un tiempo en el que el propio Abascal defendía con nosotros el Estatuto de Gernika. Hoy se lo quiere cargar».

Ha sido la respuesta a Abascal, quien poco antes había descartado concurrir junto al PP en las elecciones previstas para el próximo año en Euskadi por considerar que la alianza no facilitaría una mayoría «definitiva» en el Parlamento vasco y por las importantes diferencias que ambos partidos mantienen respecto al Concierto Económico y al Cupo vasco. Abascal ha negado esa posibilidad en esRadio, donde ha señalado que tiene previsto reunirse esta misma semana con el líder del PP, Pablo Casado, para analizar los resultados de las elecciones generales de este domingo, de los que se han felicitado mutuamente.

«No vamos a engañar a nadie»

La traslación de los resultados logrados por Vox en Euskadi -cerca de 28.000 votos, algo menos de los logrados el 28-A- supondría la posible entrada de Vox en la Cámara vasca con un escaño. El líder de la formación ha subrayado que las diferencias son demasiadas como para defender un mismo proyecto. Una de las esenciales es el rechazo al Estado de las autonomías que mantiene Vox frente a la defensa radical que hace el PP en el País Vasco: «No vamos a engañar a nadie: ese acuerdo es verdaderamente dificultoso en este momento», ha zanjado.

No obstante, Abascal ha resaltado que «si hay un sitio donde hay que hacer esa reflexión y, además no ya pensando en una coalición de partidos, sino incluso apartando las siglas de los partidos en una cosa diferente, es en esos lugares donde ha dejado de haber representación nacional», con la excepción de la popular Beatriz Fanjul, que ocupará un escaño en el Congreso.

Comentar ()