España | País Vasco | Sociedad

El 'Aita Mari', a la espera de permiso para desembarcar a 78 personas rescatadas en el mar

El atunero vasco ‘Aita Mari’, habilitado como embarcación de rescate, continúa a la espera de recibir autorización para desembarcar en algún puerto de Malta o, en su caso, en otro destino cercano, a las 78 personas que rescató a última hora de ayer en aguas internacionales del Mediterráneo. El buque, perteneciente a la ONG guipuzcoana Salvamento Marítimo Humanitario permanecerá por ahora en la zona SAR, reservada a labores de búsqueda y rescate de posible embarcaciones con inmigrantes, antes de poner rumbo a algún puerto que lo acoja. Por ahora ha comunicado su petición tanto a Malta como a Italia, así como a las autoridades españolas.

El ‘Aita Mari’ recibió ayer dos avisos de otras dos posibles pateras con personas a bordo que pudieran encontrarse en la zona y que por el momento no ha podido avistar. Entre la decena de h9ombres, mujeres y niños que ayer pudo rescatar del mar figuran 9 niños y 6 mujeres y según ha informado la propia organización humanitaria, todos ellos se encuentran en buen estado y sin dolencias graves más allá de las propias de haber permanecido varias horas en alta mar.

La embarcación de la ONG vasca partió de la isla de Lesbos (Grecia) el pasado 12 de noviembre a donde había llegado para entregar ayuda humanitaria tras zarpar días antes del País Vasco. Lo hizo después de lograr un permiso de las autoridades españolas para hacerlo pero que le impedía llevar a cabo labores de rescate como las realizadas ayer. Sin embargo, los responsables del ‘Aita Mari’ confían en que la operación para salvar la vida de las 78 personas no tenga ninguna consecuencia.

El Gobierno vasco, que colaboró en la puesta a punto del barco de rescate para que pudiera reanudar su labor humanitaria, con 350.000 euros en ayudas a la ONG, ha reconocido que ha comenzado a moverse para facilitar el desembarco de los rescatados a la mayor brevedad posible. El portavoz del Ejecutivo de Iñigo Urkullu, Josu Erkoreka, ha asegurado que han llevado a cabo diversas comunicaciones para que se pueda acelerar la autorización para el desembarco, como ya se hiciera con otros dos buques de rescate como fue preceptivo con el ‘Open Arms‘ y el ‘Ocean Viking’.

El propio lehendakari lñigo Urkullu ha felicitado al ‘Aita Mari’ por el rescate llevado a cabo y ha recordado que «la acción humanitaria y la solidaridad» se convierten en situaciones así «en un imperativo insoslayable». Se ha «congratulado» del rescate que justifica por si sólo el respaldo dado por su Ejecutivo a la citada ONG.

Comentar ()