Los CDR han lanzado a los Mossos cabezas de cochinillo durante su protesta en Barcelona. Un grupo de unos 300 ha reventado las puertas de acceso al parque de la Ciudadela, donde se ubica el Parlament, protegido por unidades antidisturbios de la policía autonómica preparadas para intervenir.

Los manifestantes convocados por los CDR han lanzado este lunes por la noche ladrillos y vallas a los furgones de Mossos que custodian la entrada al Parlament.

Los Mossos d’Esquadra han enviado por megafonía un mensaje a los manifestantes advirtiendo de que «no efectúen lanzamientos o habrá intervención policial».

Tras oír este mensaje, los manifestantes han empezado a construir barricadas.

Centenares de personas convocadas por los Comités de Defensa de la República (CDR) participan en una manifestación convocada en el centro de Barcelona para protestar contra la inhabilitación de Quim Torra como presidente de la Generalitat.

La marcha de los CDR, convocada en Jardinets de Gràcia, ha comenzado con la ocupación de la calzada en la avenida Diagonal poco antes de las 20.00 horas, entre gritos de «Independencia», «1-O, ni olvido ni perdón» y «Las calles serán siempre nuestras», así como una pancarta con el lema «Ni un paso atrás, independencia».

Los manifestantes se han movido por diversas vías del distrito del Eixample de Barcelona, primero por el paseo de Gràcia, han continuado por la calle València y han girado a la altura de la calle Girona, para luego seguir por la calle Mallorca, informa Efe.

En algunos momentos del recorrido, los CDR han increpado a los agentes de los Mossos d’Esquadra que les cortaban el paso hacia la sede de la delegación del Gobierno, en la calle Mallorca, y les han lanzado gritos como «No os merecéis la senyera que lleváis» o «Pim pam pum, que no quede ni uno».

La tensión ha ido en aumento después de que unos manifestantes lanzaran un petardo y cabezas de cochinillo hacia la línea de los Mossos y cortaran una calle con unas jardineras que han encontrado en una acera.

Previamente, a las 19.00 horas, unas 1.700 personas se han concentrado en la plaza Sant Jaume, según el Ayuntamiento de Barcelona, para arropar a Torra en su salida del Palau de la Generalitat.