España

Moncloa aleja la intervención en Madrid: "Un gobierno no puede sustituir a otro gobierno"

Montero defiende que el Rey "no ha vulnerado en ningún momento la neutralidad constitucional"

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. EFE

Moncloa mete presión a Madrid apenas dos horas antes de la nueva reunión Covid entre el Gobierno central y el de Madrid. La ministra portavoz, María Jesús Montero, insiste en que el titular de Sanidad, Salvador Illa, «ha dejado clara nuestra posición y las recomendaciones y sugerencias que la Comunidad de Madrid tenía que aplicar de forma inmediata para un verdadero control» de la pandemia. Pero ha eludido hablar de intervención tal y como hiciera ayer su compañero del Consejo de Ministros.

Es más, ha llegado a decir que «un Gobierno no puede sustituir a otro gobierno» por lo que su papel es dar ayuda, criterio y adoptar las decisiones contundentes que permitan el control de la pandemia. «El Ejecutivo va trabajando paso a paso. Tenemos que dar una oportunidad al diálogo y ver si la Comunidad ha repensado alguna de las medidas» que Illa defendió ayer ante el consejero de Sanidad del ejecutivo madrileño, Enrique Ruiz Escudero.

«Los equipos han quedado emplazados» y tras la cita de esta tarde, Illa volverá a comparecer para explicar la marcha de las conversaciones. El Ejecutivo dice confiar en que «las reuniones sirvan para avanzar el medidas más decididas, más contundentes, más ejecutivas y que la mayoría de la comunidad científica están reclamando». Incluso ha llegado a decir que «la voluntad de ambos gobiernos es que a a la mayor brevedad posible se puedan adoptar esas medidas» y que sólo pretenden colaborar con las autonomías bajo criterios científicos y sanitarios «que tienen que ser los que imperen ante una situación de este tipo».

Montero defiende que el Rey «no ha vulnerado en ningún momento la neutralidad constitucional»

Respecto a la polémica en torno a la ausencia del Rey en Barcelona para la entrega de los despachos a los nuevos jueces, derivado en un choque institucional y, en concreto, sobre las palabras del ministro de Consumo, Alberto Garzón, de que Felipe VI está «maniobrando» contra el Gobierno, ha salido en defensa del Rey del que ha dicho creer que «en ningún momento el rey haya vulnerado la neutralidad constitucional y democrática que le exige la ley». Y ha dirigido el dedo acusador contra el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, por filtrar el contenido de una «llamada de cortesía, que debe quedar en el terreno de la discreción».

Pero en ningún caso ha desautorizado a Garzón. En este sentido, ha vuelto a aferrarse al argumento de que la posición del Ejecutivo Ejecutivo sobre la Monarquía «es clara y diáfana» y la ha marcado Pedro Sánchez. Así, ha aprovechado para lanzar un dardo contra al PP cuando ha apelado a que hay que defender la Constitución en su totalidad, incluida la renovación de los órganos institucionales. Y ha agregado que «se hace un flaco favor al jefe del Estado cuando alguna fuerza política intenta patrimonializarlo en exclusiva por propio interés partidista. Se le hace mucho daño».

Ante la insistencia de los periodistas ha reiterado que el PSOE es «padre y madre» de la Carta Maga, «hacedor» del pacto constitucional y no ha querido aclarar si se ha llamado la atención a Garzón porque las cuestiones que se tratan «no las hacemos públicas». PDOPE y Unidas Podemos, ha proseguido, son dos formaciones «con coincidencias en muchos temas, pero también algunas diferencias».

Calendario de Presupuestos

Además, Montero asegura que el Gobierno mantiene el calendario en la tramitación de los Presupuestos, por lo que en breve llevará al Congreso el techo de gasto, como paso previo para la aprobación del anteproyecto de Ley, siempre que «estén garantizados» los apoyos parlamentarios para que salgan adelante. Sin embargo, esta vez no ha descartado que finalmente presente las cuentas llegado 2021 con el recordatorio que «otras veces se ha presentado avanzado el año», pero lo ha reducido a una «prórroga técnica».

Por otro lado, Consejo ha aprobado cambiar el nombre de la estación de Chamartín por el de Chamartín-Clara Campoamor, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica. Campoamor luchó por el sufragio femenino y tuvo que exiliarse tras la Guerra Civil

Comentar ()