El líder del PP, Pablo Casado, ha anunciado este martes que la reforma de la ley para renovar el Consejo General del Poder Judicial con un umbral de mayoría parlamentaria más bajo que el actual, como quiere el Gobierno, será recurrida por su partido ante el Tribunal Constitucional y ante los tribunales europeos.

Casado, en su perfil de Twitter, ha sostenido que esa apuesta del PSOE y de Unidas Podemos «pretende liquidar la separación de poderes en pleno ataque a la independencia judicial».

Ataque que atribuye al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, del que dice que está «investigado» por el «caso Dina».

Éste es un caso que podría asumir el Tribunal Supremo después de que el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón hubiera transmitido a dicha instancia una exposición razonada.

El PSOE y Unidas Podemos han registrado este martes una proposición de ley para acelerar la reforma del poder judicial, actualmente bloqueada por la distancia entre el Gobierno y el PP.

Los populares son esenciales en la renovación de los doce vocales del Consejo General del Poder Judicial, que requiere una mayoría en el Congreso de tres quintos (210 votos).

Los grupos que forman el Gobierno de coalición proponen rebajar ese umbral al de la mayoría absoluta (176 votos) en una hipotética segunda votación.

«No lo permitiremos», proclama Casado en su cuenta de Twitter, pues dicha iniciativa es un «atropello a la legalidad».