«Los datos apuntan a que no estamos en la situación estacionaria de últimas semanas sino que aumentan los casos; estamos en el inicio de la segunda oleada» de la pandemia por el Covid-19, ha anunciado hoy la portavoz de la Generalitat, Meritxell Budó, tras una reunión del ejecutivo catalán en la que se han debatido nuevas medidas restrictivas.

Budó ha destacado que Cataluña se sitúa ya en un índice de riesgo de rebrote de 338 y el índice Rt de contagios está en un 1,33, rebrote 390. Ese riesgo de rebrote se eleva hasta el 390 en el caso de Barcelona y su entorno, y al 956 el la comarca de Osona, la que muestra peores datos de la comunidad. Cataluña ha registrado este martes 1.280 nuevos casos positivos por Covid-19, lo que eleva el total de acumulados a 187.574 casos desde el inicio de la pandemia en esta comunidad.

En cuanto a los pacientes ingresados actualmente, la cifra se sitúa en 984, lo que supone un aumento de 40 respecto al último recuento. Un total de 172 pacientes se encuentran ingresados en la unidad de cuidados intensivos (UCI), seis más que en el balance anterior.

Descarta el confinamiento

En este contexto, Budó ha insistido en que el objetivo prioritario del Govern es reducir la movilidad y la interacción social, tal como anunció el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon. «El ejecutivo catalán no contempla, en estos momentos, el confinamiento perimetral» ha advertido Budó.

«Tampoco se contempla solicitar el estado de alarma» ha apuntado la portavoz del Govern, aunque ha dejado claro que no descartan esta opción si los datos en Cataluña siguen agravándose. Budó ha asegurado que las medidas, que está previsto que apruebe el Procicat este jueves «serán medidas contundentes» para reducir esa movilidad.

Entre las prioridades del Govern, aumentar el teletrabajo para evitar la movilidad laboral. «Calculamos que entre un 25% y 30% de los trabajadores catalanes podría realizar teletrabajo y ahora lo hace el 8% tenemos mucho margen de crecimiento» ha apuntado la consellera de Presidencia, que ha explicado que siguen las reuniones del Govern con actores sociales para recuperar los niveles de teletrabajo del confinamiento.

Huelga de médicos

El Govern ha debatido además las dos huelgas de médicos que se solapan ahora en Cataluña. A los Mir, en huelga desde hace dos semanas, se suman ahora los médicos de atención primaria del Instituto Catalán de la Salud (ICS). Un paro que en su primera jornada ha alcanzado al 20% de los facultativos, marcada por el aumento de los contagios y la división sindical.

Convocada por el sindicato Metges de Catalunya (MC), la huelga, prevista hasta el próximo jueves día 16, reivindica «salvar y evitar el desmantelamiento del primer nivel asistencial, causado por la desidia de sus gestores».

Unos 5.900 médicos están llamados a secundar los paros, que retoman las movilizaciones que se llevaron a cabo a finales de 2018 en la atención primaria del ICS y que Metges de Catalunya considera que no solo no se han resuelto sino que «el proceso de destrucción masiva de la asistencia y de las condiciones laborales de la plantilla ha ido a más».

Las urgencias médicas funcionarán al 100 % durante los cuatros días de huelga, según han establecido los servicios mínimos dictados por la Generalitat.

La plantilla ordinaria de facultativos de la atención primaria será del 25 % en las dos primeras jornadas de paro y del 33 % los otros dos días, para todas las especialidades.