España | País Vasco

Euskadi rebaja la caída prevista de su recaudación del 20% a 'sólo' el 13,3%

La pérdida de algo más de 2.000 millones con la que prevén cerrar el año sus haciendas forales repuntará levemente el próximo, un 6,3%, pero lejos de compensar el hundimiento de 2020.

El consejero Pedro Azpiazu, junto a los diputados forales, al inicio del Consejo Vasco de Finanzas.

El consejero Pedro Azpiazu, junto a los diputados forales, al inicio del Consejo Vasco de Finanzas.

Se había pronosticado una debacle y sólo será un dato terrible, malo pero no tanto. La economía vasca esperaba en sus primeras previsiones que la recaudación en las tres haciendas forales al cierre de este ejercicio se hundiera en torno a un 20% pero finalmente, a dos meses y medio de que concluya el año, los máximos responsables de las tres haciendas han estimado que la caída será ‘sólo’ del 13,5%. Una caída que en términos absolutos se traduce en un recorte de 2.058 millones de euros a repartir entre el entramado institucional de Euskadi.

El Consejo Vasco de Finanzas ha celebrado hoy su tradicional encuentro de octubre en el que realiza una primera estimación provisional del cierre del año en términos de recaudación. La evolución de la economía permite detectar una leve recuperación en este tramo final de 2020 lo que permitirá mitigar la profunda caída que, pese a todo, se producirá en las arcas públicas.

Sin duda alguna el mayor impacto de la crisis se produce en Vizcaya, donde su hacienda ha cifrado en 1.090 millones el descenso de la recaudación respecto al año pasado. La caída, que ronda el 12%, es similar a la de las otras dos haciendas forales. Así, en Alava alcanzará el 13%, con un recorte de recuadación de 337 millones, y del 14,5% en Guipúzcoa, con 631 millones menos.

Recuperación insuficiente en 2021

En conjunto, el pago de los tributos concertados permitirá disponer de un total de 13.411 millones. Esta cantidad -un 13,3% menos que en 2019- se repartirá entre el Gobierno vasco, que absorbe el 70% y el 30% que se destina a las Diputaciones forales que a su vez facilitan la financiación a los ayuntamientos. Una vez descontados los compromisos con la Adminitración central, la cuantía global disponible para los órganos comunes será de 9.600 millones de euros.

Bizkaia, al ser el territorio más poblado absorbe una mayor cantidad, el 50,2% del total, seguido de Guipúzcoa, que recibirá el 33,4 de todo lo recaudado y el 14,2% a Álava. El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria ha asegurado que la deuda debe ser un recurso «coyuntural» con el que mitigar el impacto de la crisis pero ha recordado que «hay que pagarla con sus intereses» y eso podría complicar la salida de la crisis. Ha advertido también del riesgo que persiste en el actual contexto de la pandemia, «aunque creemos que irá a mejor, tenemos que estar preparados para que no sea así».

La previsión que hace el Gobierno vasco junto a los responsables forales pasa por una mejoría de la economía el próximo año, si bien no permitirá equilibrar y compensar la reducción anunciada hoy. Así, la recuperación de la recuadación frente a la prevista para el cierre de este ejercicio será de un 6,3% en 2021, hasta rondar los 14.250 millones de euros.

Endeudarse con prudencia

El consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, ha asegurado que la caída de ingresos prevista se podrá compensar parcialmente a través de la mayor capacidad de endeudamiento pactada con el Estado. Azpiazu, como los tres diputados forales, ha recordado sin embargo que se confía en no tener que agotar toda la capacidad de deuda -el 2,6% del PIB de déficit para el Gobierno vasco y el 0,8% del PIB para las diputaciones- y proteger la situación de mejor solvencia económica que actualmente se tenía y que permitirá afrontar en mejores condiciones la crisis. Actualmente el nivel de endeudamiento de la Administración vasca es del 12,3% y contará con margen para endeudarse hasta el 16% del PIB.

Pese a ello, Azpiazu ha señalado que confía en que no se deba agotar su capacidad de deuda, de modo que esto no pueda lastrar la situación financiaera a futuro. No descarta que el Ejecutivo vasco pueda compensar la caída de 2.058 millones de la recuadación con una deuda por valor de 1.400 millones de euros aproximadamente.

El consejero del Gobierno vasco ha afirmado que la situación que hoy se a logrado dibujar permite mantener el proposito con el que trabajaba el Ejecutivo y que ahora quiere trasladar a los presupuestos: «No serán unos presupuestos restrictivos», ha asegurado, «permitirán afrontar los retos que tenemos por delante».

Comentar ()