España

Sindicatos de la Policía Nacional reprochan al Estado que les "abandone" en Euskadi

SUP, CEP, SPP y UFP afirman que se está produciendo un "avance silencioso" para excluir "cualquier cuestión que evidencia la presencia del Estado" en el País Vasco, ante "la indiferencia de nuestros responsables políticos e instituciones".

Una pareja de policías nacionale, en un control de tráfico durante el confinamiento.

Una pareja de policías nacionales, en un servicio. EP

Cuatro sindicatos de la Policía Nacional han denunciado el «hastío y abandono» que padecen en Euskadi por parte de las Administraciones dependientes del Estado y de las instituciones vascas. Consideran que no han actuado o incluso han contribuido a su progresivo abandono y desplazamiento, tanto por cuestiones sociales como políticas o mediáticas imponiendo «el olvido» hacia su labor y presencia. Un cuerpo policial que en el País Vasco cuenta con más de un millar de efectivos.

En una nota emitida por el Sindicato Unificado de Policía, la Confederación Española de Policía, el Sindicato Profesional de Policía y la Unión Federal de Policía dicen asistir «con perplejidad» a un progresivo «avance silencioso» en favor de la «exclusión de cualquier cuestión que evidencia la presencia del Estado en Euskadi». Una realidad que las cuatro centrales lamentan que se produce «ante la indiferencia de nuestros responsables políticos e institucionales» y favorecido por la cada vez mayor presencia de «movimientos separatistas».

En este sentido recuerdan que mientras el Estado ha avanzado en la integración de las policías autonómicas en foros de colaboración y cooperación, «a nivel periférico se persigue el objetivo contrario». Parafraseando el reciente reproche de organismos científicos contra la clase política por su gestión de la crisis sanitaria, los sindicatos policiales aseguran que los políticos «mandan en seguridad pero no saben».

Denuncian que casi a diario se producen en el País Vasco actos de bienvenida a presos de ETA a su salida de prisión «homenajeándoles sin ningún pudor ni medida legal que contenga los actos de apología del terrorismo que en sí mismo constituyen». Cuestionan que su arrinconamiento se produzca al mismo tiempo que desde formaciones políticas se sugiere que «no es el momento de investigar a miembros de ETA» por su presunta vinculación con ‘zulos’ aparecidos hace un año, «todo ello al tiempo que se desarrolla una ley para investigar presuntos excesos policiales, sin carga probatoria ni tribunal colegiado para aplicarla».

Un «olvido impuesto»

En su nota también muestran su malestar por «el olvido impuesto» y «el blanqueamiento de la actividad terrorista» que se está produciendo en algunos casos. Citan como ejemplo de ello la reciente aparición de Josu Urrutikoetxea, alias ‘Josu Ternera’, en la portada del diario Gara «posando como protagonista como si de una celebridad o un actor de Hollywood se tratase» o la realización por parte de ETB de una serie referida a los jóvenes condenados por la agresión a dos agentes en Alsasua 0 contenidos en la televisión pública en la que «se tilda de golpistas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que prestan servicio en el País Vasco».

En este relato, que definen como el «nuevo modelo de convivencia», las centrales añaden el último episodio acaecido en el Ayuntamiento de Bilbao y por el cual el Pleno municipal rechazó que los Cuerpos de Seguridad del Estado formaran parte de la Junta Local de Seguridad, «excluyéndose intencionadamente y torticeramente la participación y aportación de estos cuerpos policiales a la seguridad de la sociedad para la que prestamos servicio».

Recuerdan que la Policía Nacional a lo largo del año pasado ejerció una labor importante en Euskadi que incluye desde la identificación dactilar de 4.000 personas, sólo en Bilbao, a la detención de un centenar de personas por falsedad documental, los 200 arrestados por posible delincuencia organizada, las operaciones contra la trata de seres humanos o la incautación de importantes cantidades de droga, entre otras acciones. «Parece que no tiene trascendencia ni interés en materia de seguridad para el día a día de nuestro conciudadanos».

Comentar ()