El Tribunal Supremo se inclina por rechazar el informe que presentó el fiscal de Sala experto en delitos de odio, Alfonso Aya, solicitando que se investigara al diputado de Vox y secretario general de dicho partido, Javier Ortega Smith, por afirmar que las Trece Rosas «torturaban, asesinaban y violaban vilmente en las checas de Madrid».

Ortega Smith se refirió así durante una entrevista en Televisión Española a las 13 jóvenes de entre 18 y 30 años que fueron fusiladas en la Almudena (Madrid) por la dictadura franquista en aplicación de una sentencia de Consejo de Guerra que las culpó de «delito de adhesión a la rebelión». Fueron asesinadas cuatro meses después de acabar la Guerra Civil, el 5 de agosto de 1939.

La Sala Segunda del Tribunal Supremo, ante la que la Fiscalía presentó su escrito pidiendo investigar a Ortega Smith, no estaría por presentar un suplicatorio ante el Congreso de los Diputados para citar como investigado al diputado y aforado ante dicha Sala, según trasladan fuentes del alto tribunal a El Independiente.

Sentencia del TEDH sobre la intolerancia

En su informe, el fiscal se remitió a una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de 2006 que declara de «vital importancia que los políticos, en sus discursos públicos, eviten difundir palabras susceptibles de fomentar la intolerancia, generando un sentimiento lesivo para la dignidad de los aludidos y un riesgo para los derechos de terceros y el sistema de libertades».

El Supremo, según las fuentes consultadas, no compartiría el criterio jurídico del fiscal y rechazaría abrir una investigación al político por un delito de odio.

La Fiscalía General remitió dicho informe al Tribunal Supremo después de que la Asociación Trece Rosas y descendientes de parte de las fusiladas presentaran una querella contra Ortega Smith, quien previamente no se presentó al acto de conciliación de una demanda contra él por el mismo motivo.

Los familiares presentaron la denuncia -en la que pedían una indemnización de 10.000 euros para donar a una asociación de Memoria Histórica, que retirara sus palabras y cinco días de trabajos de exhumación de víctimas de la Guerra Civil y del franquismo- después de su intervención en TVE. El secretario general de Vox dijo, refiriéndose a la oposición de su partido a la Ley de Memoria Histórica: «Yo no le tengo ningún miedo a la historia, pero si vamos a hablar de memoria histórica hay que hablar de toda, no sólo de una parte, sino de todo lo que ocurrió para que no vuelva a ocurrir, como por ejemplo, que hay pocos reportajes hablando de las chicas de Madrid, las Trece Rosas que torturaban, asesinaban y violaban vilmente y es que una guerra es una situación terrorífica en la que se pierde el concepto de justicia».