Aunque no entraba en los planes del PP, Pablo Casado ha subido a la tribuna este jueves para explicar los motivos que le han llevado a decidir una «abstención crítica» a la prórroga del estado de alarma durante los próximos seis meses. El líder de la oposición ha reclamado al Ejecutivo que asuma el mando de la pandemia «como han hecho Merkel o Macron»… dirigiéndose a un escaño vacío. Y es que cuando ha salido Casado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya se había marchado.

El jefe del Ejecutivo no tenía previsto intervenir en el Congreso durante el día de hoy, delegando en el ministro de Sanidad, Salvador Illa, la responsabilidad de solicitar la confianza de la Cámara para prorrogar la alarma hasta el mes de mayo. Moncloa justificó la ausencia de Sánchez por su obligatoria presencia en la cita del Consejo Europeo que, por otra parte, no arranca hasta las 18:30 horas de la tarde.

Casado ha criticado a Sánchez por no «dar la cara» y «tropezar con la misma piedra de la imprevisión, la incompetencia y los engaños» decretando un estado de alarma de seis meses que supone «un atropello inconstitucional» y que, en definitiva, sume aún más en el desconcierto a los ciudadanos. «Los mayores no saben si van a pasar la Navidad con sus seres queridos. A lo mejor para usted no es relevante, pero para muchos sí», afeaba. Ha querido evidenciar el jefe de la oposición que Sánchez se parapete de nuevo tras un comité de expertos «que no existe» y alegue que la alarma es el elemento para frenar la pandemia por su «eficacia contrastada». «¿Es para usted eficacia 60.000 muertos que no reconoce ni su Gobierno?», lamentaba.

Pablo Casado ha intervenido hoy en el Congreso de los Diputados sin papeles y sin discurso preparado, según confirman fuentes del partido. Estaba previsto que fuese la portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra, quien subiese a la tribuna esta mañana, pero finalmente ha sido el líder de la oposición quien ha anunciado que, pese a la abstención, denunciarán la prórroga de seis meses en las instituciones europeas.

Abascal, contra el «emperador» Sánchez

El líder de Vox ha comenzado también su intervención con una dura crítica al Gobierno y al «emperador» Sánchez, al que ha llegado a calificar de «tirano en prácticas» por imponer una «dictadura delegada» y, además, no «dar la cara» ante el Congreso.

«Es una falta de respeto inaceptable. No está el tirano en prácticas ni en la tribuna ni en el Parlamento sin que se le caiga la cara de vergüenza», espetaba Abascal, en un tono mucho más bronco que el de su homólogo del PP, para anunciar acto seguido la presentación de un recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional por el alcance temporal del estado de alarma, que «supone un perjuicio brutal a la economía».

«Están completamente locos, arruinando a millones de españoles. Traen a esta Cámara una ilegalidad, un estado de excepción en encubierto», continuaba Abascal que elevaba el tono conforme avanzaba su intervención. «Cincuenta mil muertos mal contados y el señor Fernando Simón aún no está en la cárcel», ha llegado a afirmar.

Guerra abierta en la oposición

La ruptura de puentes entre PP y Vox a propuesta de los primeros sigue escociendo en las filas de los de Santiago Abascal, que no he perdido la oportunidad para cargar duramente contra el «flamante y servil ministro de la oposición». «¡Qué mal perder tienes!», se ha escuchado desde la bancada de los populares, evidenciado la a priori irreconciliable disputa entre ambas formaciones.