España

La Policía fija ahora el uso obligatorio de la mascarilla a los agentes en las comisarías

El Cuerpo revisa su plan de actuación frente a la covid-19 a la vista de la evolución de la pandemia / La utilización forzosa de la mascarilla se limitaba hasta ahora a situaciones en las que no podía mantenerse la distancia interpersonal de dos metros

Un agente de la Policía Nacional, protegido con mascarilla, durante un servicio.

Un agente de la Policía Nacional, protegido con mascarilla, durante un servicio. EP

La Dirección General de la Policía ha establecido ahora el uso obligatorio de la mascarilla por parte de los agentes cuando se encuentren en el interior de las dependencias con el objetivo de reducir las posibilidades de propagación del coronavirus. Hasta ahora, la utilización tan sólo era forzosa en aquellas situaciones en las que no resultara posible mantener la distancia interpersonal de dos metros que recomiendan las autoridades sanitarias.

Se trata de una de las novedades que incorpora el ‘Plan de Actuación frente a la covid-19’ tras aprobarse la segunda actualización a la vista de la evolución de la pandemia. El documento está fechado el 29 de octubre y causa efecto desde este martes, cuando se ha publicado en la orden general de la Policía Nacional.

«En los centros de trabajo su utilización [de la mascarilla] será obligatoria en puestos de atención al público y en los espacios comunes (pasillos, ascensores, despachos compartidos, salas donde se produzca concurrencia de personas…). No obstante, no será obligatoria cuando las empleadas o empleados permanezcan sentados en su puesto de trabajo, siempre que se trate de despachos no compartidos. En este último supuesto se utilizará mascarilla cuando a dichos despachos acceda otra persona», detalla.

La versión inicial del plan se dictó el pasado 16 de marzo, dos días después de que el Gobierno de Pedro Sánchez declarara por primera vez el estado de alarma para tratar de contener la transmisión del virus y aplanar la curva tras dispararse los contagios y los ingresos hospitalarios. Entonces el uso del material de protección se determinaría «atendiendo al caso concreto siguiendo las medidas higiénicas establecidas».

Contacto «intenso y continuado»

Tampoco se incluyó la obligatoriedad de utilizar la mascarilla dentro de las dependencias policiales cuando el documento se actualizó por primera vez el 26 de mayo. Entonces sólo resultaba forzoso en aquellos casos en que no pudiera respetarse la distancia interpersonal de dos metros, si bien se recomendaba tanto a los funcionarios que tuvieran un contacto con el público «especialmente intenso y continuado» como a los que pertenecieran a «grupos vulnerables».

La versión revisada del plan de actuación de la Policía establece como «norma general» que la mascarilla que se emplee sea la quirúrgica, si bien abre la puerta a que el agente pueda exigir una del tipo FFP2 o equivalente -con una eficacia de filtración mínima del 92 %- cuando vaya a tener contacto «con una persona infectada por covid-19 o sospechosa de estarlo».

La Policía crea la figura del coordinador Covid en cada centro de trabajo para asegurar que se implanten las medidas preventivas

El documento fija también que, «en principio», la vida útil de la mascarilla es un «turno de trabajo», si bien ello está condicionado «a las instrucciones facilitadas por el fabricante y el Área de Coordinación de Prevención de Riesgos Laborales en los materiales divulgativos que se difundan al efecto». Si por «turno de trabajo» se entiende ocho horas, esa duración dobla la que recomienda el Ministerio de Consumo para las mascarillas de tipo quirúrgico: no más de cuatro horas.

Con el objetivo de «asegurar un mejor control de la efectiva implantación de las medidas», la Dirección General de la Policía ha decidido crear la figura del coordinador Covid-19 en cada dependencia. Compaginando esta labor con sus «tareas habituales», el funcionario será responsable de transmitir entre la plantilla el material divulgativo que se edite, de comunicar a los mandos superiores las «deficiencias o carencias» que puedan existir de material de protección, de velar por que se llevan a cabo las comunicaciones preceptivas acerca de la incidencia de la pandemia que se determinen y de asesorar a los responsables de los servicios.

Ese asesoramiento será especialmente procedente a la hora de cumplimentarse el cuestionario de seguimiento con el que se pretende determinar los contactos estrechos en el ámbito laboral. Por parte del área sanitaria se llevarán a cabo pruebas de detección de infección utilizando test rápidos de antígenos, PCR o test de anticuerpos.

Comentar ()