España Operación Kitchen

Pino a Martínez: "Había cuatro confidentes: escolta, preso, empresario, familia"

El ex Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Eugenio Pino dio detalles al ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez en noviembre de 2018 sobre el operativo de espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas y su familia

El chófer de Luis Bárcenas, Sergio Ríos, a la salida de la Audiencia Nacional. EFE

El ex número dos de la Policía Eugenio Pino, investigado en el caso Villarejo por poner en marcha el operativo de espionaje al ex tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas, trasladó al ex secretario de Estado Francisco Martínez que en la denominada operación Kitchen hubo «cuatro confidentes en diferentes etapas» a los que se pagó con cargo a los fondos reservados del Estado por sus seguimientos, entre ellos el chófer y escolta de la familia Sergio Ríos Esgueva.

Fue la explicación que dio el ex Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía al número dos de Interior cuando se interesó por el dispositivo a raíz de conocerse que la Audiencia Nacional investigaba si había sido un encargo de Rajoy o miembros de su gobierno con el fin de que la información comprometedora que guardaba Bárcenas sobre altos cargos del PP no llegara a manos del juez que ya investigaba Gürtel.

Martínez, investigado en la causa desde enero de 2020, se dirigió a Pino el 11 de noviembre de 2018. Primero le pidió un teléfono móvil al que llamarle y después continuaron intercambiando mensajes de whatsapp que la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía ha recogido en un extenso informe al que ha tenido acceso El Independiente. En éste se reproducen los mensajes intercambiados entre Martínez y distintos interlocutores, entre ellos políticos y miembros de la cúpula policial. Se comunicaron en los siguientes términos:

Eugenio Pino.-Había que yo sepa cuatro confidentes.

Francisco Martínez.-¿Sabrías quienes? No me refiero a sus nombres sino a qué trabajos desempeñaban.

Eugenio Pino.- Uno escolta, preso, empresario, familia. Aparte del que sale.

Francisco Martínez.- ¿Tres al mes? Jodo.

Eugenio Pino.- En diferentes etapas.

Francisco Martínez.- ¿Un preso también largaba?

Eugenio Pino.- No, a uno le siguió otro y después otro. Si.

Francisco Martínez.- ¿Y nunca todos a la vez?

Eugenio Pino.- No. Siempre uno.

Francisco Martínez.- Ok. ¿Toda la info se daba a la UDEF?

Eugenio Pino.- Eso era lo convenido.

Francisco Martínez.- ¿Te consta que sirviera para algo?

Eugenio Pino.- Yo no hacía seguimiento pero creo que lo de Suiza vino por ahí.

Francisco Martínez.- ¿Lo de su cuenta?

Eugenio Pino.- Quizá no salió todo o sirvió como una exculpación. Todos los que dieron fueron identificados. Ppk (Villarejo) dio muchos palos y sus investigaciones están en Gati, creo.

(…)

Francisco Martínez.- En resumen: Bárcenas tuvo a su alrededor informadores en distintos momentos, hasta un total de cuatro, que sepamos. Dieron todo tipo de información y algunos llegaron a cobrar hasta 3.000 euros al mes. ¿Es correcto?

Eugenio Pino.- No, creo que lo máximo fue 1.500-2.000, creo.

Conversaciones con García Castaño y Gómez Gordo

Martínez no sólo intercambió mensajes con el DAO bajo cuya responsabilidad estaba el comisario José Manuel Villarejo (aunque de sus conversaciones se entiende que era un verso libre difícil de «controlar»).

También se preocupó por el contenido de las declaraciones del ex jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Enrique García Castaño también investigado en la Audiencia Nacional para ver si podían perjudicarle. Intercambió mensajes tanto con él como con Eugenio Pino sobre lo que el primero había declarado.

La Policía también recoge en su informe mensajes intercambiados entre Martínez y el policía que fue responsable de Seguridad de María Dolores de Cospedal durante su etapa como presidenta de Castilla-La Mancha, Andrés Gómez Gordo. Los mensajes entre ambos se remontan incluso a 2015 y hablan de distintos asuntos policiales e investigaciones judiciales en las que Villarejo estuvo implicado. Gómez Gordo es otro de los investigados en Kitchen porque Villarejo le captó para el operativo y él fue quien convenció al chófer de Bárcenas, Ríos Esgueva, para que hiciera de confidente, según el sumario. Precisamente él le entregó algunos de los pagos provenientes de los fondos reservados, como confesó ante el juez.

Martínez sostuvo ante el juez que no supo de la operación Kitchen hasta que leyó las primeras informaciones en prensa sobre el dispositivo policial en 2015. A diferencia de su jefe, el ex ministro de Interior Jorge Fernández Díaz que sostiene que nunca supo nada del operativo, él sí reconoció ante el juez que existió, pero afirmó que fue una operación legal desarrollada por la cúpula policial para encontrar los fondos ocultos en el extranjero de Bárcenas.

Después del careo entre ambos que ordenó el instructor de la causa, el próximo lunes declararán en la Audiencia Nacional los notarios a los que Martínez acudió para registrar los mensajes sobre el operativo que supuestamente intercambió con Fernández Díaz en 2013 y que éste niega haber enviado. También están citados para volver a declarar el exDAO Eugenio Pino y el exjefe de la UCAO, Enrique García Castaño.

Comentar ()