El ex Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Eugenio Pino ha afirmado este lunes ante el juez del caso Villarejo que el ex director general de la Policía Ignacio Cosidó -quien era su inmediato responsable y máxima autoridad en el Cuerpo- tuvo conocimiento de la operación Kitchen, el dispositivo policial de espionaje sobre el ex tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas y su esposa Rosalía Iglesias para, según sospechan los investigadores, recuperar los documentos que éste guardaba y podían comprometer a altos cargos del Gobierno de Rajoy para evitar que llegaran a manos del juez que ya investigaba la trama Gürtel.

Así lo ha dicho el investigado a preguntas del fiscal anticorrupción Miguel Serrano en sede judicial, según trasladan a El Independiente fuentes presentes en la declaración. Por su parte, el ex jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) Enrique García Castaño, también investigado y que igualmente ha comparecido de nuevo ante el magistrado Manuel García-Castellón, también ha declarado que por el principio de jerarquía, el DAO pudo haber informado a Cosidó del operativo. Pino y García Castaño defienden que el operativo fue legal y se hizo para dar con bienes ocultos de Bárcenas en el extranjero.

Éstos han sido citados para aclarar el contenido de mensajes intercambiados entre el ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez y distintos miembros de la cúpula policial que la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía recogió en un informe adelantado por este diario. En una de las conversaciones transcritas, Pino trasladaba a Martínez que Cosidó estuvo al tanto del operativo que el juez trata de despejar si se puso en marcha por orden del Gobierno de Rajoy.

El fiscal también ha preguntado al ex número dos de la Policía por la relación entre el comisario en prisión preventiva José Manuel Villarejo -que también participó en el dispositivo encargándose de conseguir que se fichara al chófer de la familia Bárcenas como confidente – con la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro. En uno de los mensajes enviados por Pino que la Policía recoge en su informe, éste se refería al empresario Ignacio López del Hierro como «el maridísimo» y afirmaba que PPK (Villarejo) le obedecía sólo a él.

Pino ha declarado que según su información existía una relación entre Villarejo y el matrimonio pero ha reconocido que el resto de la afirmación son más bien especulaciones suyas.

Los notarios no vieron quién envió los mensajes

Por otro lado, el juez ha tomado declaración a los dos notarios de Madrid y Mahón (Menorca) ante los que el ex número dos de Interior Martínez registró los mensajes sobre el operativo que supuestamente le envió en 2013 el ex ministro de Interior Jorge Fernández Díaz y que éste asegura no haber enviado. También que nunca tuvo noticias ni conocimiento de la operación Kitchen.

Los dos notarios han reconocido que se limitaron a recoger en las actas las manifestaciones que les hizo Martínez y por tanto no pidieron una comprobación sobre quién era la persona que había remitido los mensajes, ni siquiera mirando en el listín telefónico de Martínez si tenía registrado al exministro con el teléfono desde el que según informó a los notarios le llegaron los mensajes.

El notario madrileño ha defendido que con este tipo de actas «hay una parte que no queda acreditada» en referencia a quién envió los mensajes en los que, entre otras frases se podía leer: «la operación se realizó con éxito».

García Castaño niega haberlos enviado

Entre los mensajes sobre el operativo que Martínez protocolizó había unas líneas que él mismo afirmó no habría escrito el exministro, sino que parecía que los habría redactado alguien que formaba parte del operativo y los hubiera enviado a Fernández Díaz y éste, a su vez, a Martínez.

Preguntados por si ellos enviaron dichos mensajes, tanto Enrique García como Eugenio Pino han negado haber escrito nunca al ex ministro sobre este asunto. El primero ha afirmado que ni siquiera tenía su teléfono.