España Los mensajes con Francisco Martínez

El ex número dos de la Policía implica a Rajoy en el 'caso Villarejo'

Eugenio Pino contó al ex secretario de Estado Francisco Martínez que Villarejo "antes tenía a Rajoy y ¿ahora?, pues tira a todo el mundo" | Martínez pidió a su sucesor en Interior "encapsular" una información dos días después de la detención del comisario

Las conversaciones mantenidas entre el ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez y el ex Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Eugenio Pino, ambos imputados en la pieza Kitchen del caso Villarejo, salpican al ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy y al ex ministro del Interior Juan Ignacio Zoido en cuanto al conocimiento que tuvieran sobre las actividades del comisario ahora en prisión preventiva, José Manuel Villarejo.

La Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional ha recogido las conversaciones mantenidas entre el ex número dos de Interior y un amplio abanico de interlocutores -entre ellos políticos y miembros de la cúpula policial durante el Gobierno popular– en un extenso informe incorporado al sumario de Kitchen al que ha tenido acceso El Independiente. Dichas conversaciones se extrajeron de los dispositivos móviles que le fueron requisados a Martínez el pasado 14 de marzo, cuando el juez Manuel García-Castellón ordenó un registro en su domicilio.

Entre éstas se encuentra un intercambio de mensajes con fecha 12 de diciembre de 2018 en los que Pino dice al ex secretario de Estado de Seguridad en referencia a Villarejo: «Él antes tenía (a) Rajoy ¿y ahora? Pues tira a todo el mundo». A lo que Martínez contestó: «¿La mujer está pidiendo para la fianza?».

El cruce de whatsapps se produjo el mismo día que el juez Diego de Egea, anterior instructor del caso Tándem (en el que el principal investigado es el comisario jubilado José Manuel Villarejo), renunció a continuar como juez de refuerzo en el Juzgado Central de Instrucción 6 y, por lo tanto, a ocuparse del caso. También aquél día estaba citado a declarar en la Audiencia Nacional Sergio Ríos, el chófer del ex tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas al que la cúpula policial captó para que espiara tanto a éste como a su esposa Rosalía Iglesias para recuperar supuestamente documentación sensible que atesoraba sobre altos cargos del partido y evitar que llegara a manos del juez que ya investigaba la trama Gürtel. Un trabajo por el que cobró 48.000 euros (2.000 al mes) con cargo a los fondos reservados del Estado.

El ex DAO continuó informando así a Martínez sobre su declaración:

Eugenio Pino.-El chófer no ha declarado.

Francisco Martínez.-Ya, mejor.

E.P.-Está amenazando a todo el mundo.

F.M.-¿La mujer?

E.P.-Si es que no ha hecho nada tampoco.

El informe recoge multitud de mensajes intercambiados entre ambos investigados a lo largo de los años en los que se aprecia el interés de Martínez por estar al tanto de los movimientos de Villarejo antes incluso de que fuera detenido, preguntando a Pino si lo tenía «controlado».

Martínez, como apunta la Policía en su informe, conocía la «directa vinculación de Villarejo con responsables políticos y/o ministeriales y la presión que éste ha ejercido hacia tales responsables». Así se lo transmitió en febrero de 2017 al entonces director de la Oficina de Comunicación y Relaciones Institucionales del Ministerio del Interior: «Y que Zoido [Juan Ignacio Zoido, en ese momento ministro de Interior] = Cospedal sea el ‘salvapatrias’ manda huevos!!! No hace falta que te recuerde quién metió a Villarejo en escena, ¿no? (…) Y si quieres un día te cuento quién daba instrucciones sobre ‘cuidar’ a Villa…y en qué términos…».

«Puede ser demoledor si no se encapsula»

El 5 de noviembre de 2017, justo dos días después de la detención del comisario ya jubilado José Manuel Villarejo, Francisco Martínez se puso en contacto con el secretario de Estado de Seguridad que le sucedió en el cargo, José Antonio Nieto, y le transmitió su preocupación sobre un asunto que «puede ser demoledor si no se encapsula». Para la Unidad de Asuntos Internos, Martínez hablaba «con toda probabilidad en relación a la operación policial en la que Villarejo resultó detenido». Se comunicó con el número dos de Zoido en los siguientes términos:

F.M.-«Te llamé por si finalmente nos vemos mañana. Abz»

J.A.Nieto.-Hola, Paco. Perdona pero hoy he tenido el teléfono muy dejado. Ha tenido un accidente un amigo y he estado todo el día en el hospital. Mañana nos ha citado el ministro a primera hora preocupado por varios temas (Cataluña, un grave altercado en el CIE de Murcia y, sin duda, el que hablamos el viernes). Te llamo en cuanto tenga referencias de horario y buscamos un hueco en el que podamos charlar tranquilos. Un abrazo y perdona.

F. M.-Ok, gracias. No te preocupes, mañana hablamos. Siento lo de tu amigo. Un abrazo fuerte.

Al día siguiente, 6 de noviembre, a las 7 de la mañana, Martínez volvió a escribir con tono de preocupación: «José, sobre lo que hablamos, creo que puede ser demoledor si no se ‘encapsula’…». «Totalmente de acuerdo, ése es el objetivo y de lo que quería conocer tu opinión. En cuanto pueda (hablo con el ministro) te llamo y buscamos un momento», contestó Nieto.

PSOE y Podemos piden que Rajoy comparezca

El juez y los fiscales continúan acordando diligencias en la pieza Kitchen para saber si el Gobierno de Rajoy encargó dicha operación «parapolicial» -como la define la Fiscalía Anticorrupción- para sacar de la circulación los documentos comprometedores que pudiera atesorar Bárcenas y el conocimiento que tuviera de ésta tanto el ex secretario de Estado Francisco Martínez como el ex ministro Jorge Fernández Díaz, hasta ahora los dos únicos políticos investigados en esta pieza separada del caso Villarejo.

Los mensajes intercambiados entre Martínez y otros interlocutores como Pino o Nieto abren el abanico de responsables que pudieron estar al tanto. Precisamente este miércoles PSOE y Podemos se han comprometido a poner en marcha la comisión de investigación sobre la operación Kitchen en el Congreso de los Diputados. Para ello se han reunido los portavoces de ambos partidos, Adriana Lastra y Pablo Echenique, que todavía deben decidir si solicitan que comparezca el actual líder del Partido Popular, Pablo Casado. Ya solicitaron que lo hagan el ex presidente Rajoy y el comisario en prisión preventiva, José Manuel Villarejo.

Te puede interesar

Comentar ()