El Gobierno y el PNV se han enfrentado hoy en un duro enfrentamiento dialéctico en el Congreso y que ha tenido su continuidad en las redes sociales tras las críticas de la formación nacionalista al Ejército. El diputado jeltzale, Joseba Agirretxea, ha formulado esta tarde una pregunta a la ministra de Defensa, Margarita Robles, en relación al chat de militares retirados en el que se manifestaron opiniones en contra de la izquierda, se instó a tomar medidas para derrocar al Gobierno y se llegó a afirmar que habría que fusilar a «26 millones de hijos de puta«.

Agirrexea ha reclamado a la ministra que «tome cartas en el asunto» y abra una investigación para «detectar y erradicar» comportamientos «totalitarios» y antidemocráticos. El diputado ha recordado que pese a tratarse de militares retirados «siguen siendo influyentes en la vida militar» y por tanto actitudes como las suyas deben ser eliminadas. Ha recordado que el año pasado en el cuartel de Paracuellos se vivió otro capítulo «con saludos fascistas y cánticos franquistas». Ha reiterado que el Ministerio debe investigar si existen «focos fascistas» en el Ejército y evitar así que sea Europa la que, «como ha ocurrido con los casos de torturas», termine «sacando los colores al Gobierno».

La respuesta de la ministra ha sido muy crítica con la palabras del PNV hacia el Ejército. Ha recordado a Agirretxea que ella es demócrata y cumple siempre la ley. Ha asegurado que su responsabilidad recae sobre los 120.000 hombres y mujeres que actualmente integran el Ejército, no así de quienes ya no forman parte de él. Robles ha asegurado que en caso de tener conocimiento de cualquier hecho delictivo en las fuerzas armadas su obligación es ponerlo en conocimiento de la Fiscalía.

Nacionalismo y totalitarismo

Robles ha reprochado con vehemencia al diputado del PNV que actúe movido por «prejuicios» que le llevan a poner «en tela de juicio» la actitud de los miles de integrantes de las actuales Fuerzas Armadas españolas: «Son 120.000 hombres y mujeres que con un sueldo más bajo que el suyo y el mío ponen en peligro su salud en incendios, inundaciones o con los más vulnerables, ayudando en las residencias o se ocupan de los cadáveres». Le ha recordado al parlamentario nacionalista que la labor del Ejército ha permitido detectar 600.000 casos positivos de Covid.

Visiblemente molesta, Robles ha recomendado a Agirretxea que «olvide» los prejuicios, «no son buenos». Ha añadido que no siempre «es necesario demostrar que se es más progresista o en su caso más nacionalista que nadie»: «Cuando el nacionalismo excluye a personas por el lenguaje o el lugar en el que ha nacido también me parece que es totalitarismo». La ministra de Defensa ha invitado al diputado a que le acompañe a la OTAN o a la UE para conocer de primera mano la labor que hace el Ejército: «O al Líbano, allí están dando su vida para luchar por la paz y siempre dentro de la Constitución y en el marco de las Naciones Unidas».

Minutos después el diputado del PNV ha publicado un comentario en redes en el que ha reprochado a la ministra la respuesta dada. La ha calificado de «inaceptable e impresentable» y ha añadido que «hoy la ministra se ha ganado el aplauso de la bancada de Vox».