España

La Audiencia Nacional ordena imputar a Casals por posible encargo a Villarejo

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre de 2017.

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre de 2017. EFE

La Audiencia Nacional ha ordenado reabrir la pieza 18 del caso Villarejo, referida al supuesto espionaje a los hermanos Javier Pérez Dolset, fundador del grupo Zed, para que se tome declaración como imputado al presidente de La Razón y miembro del Consejo de Administración de Atresmedia, Mauricio Casals, y tratar de esclarecer si fue quién hizo ese encargo al excomisario.

En un auto, los magistrados de la sección tercera estiman el recurso de apelación presentado por Javier Pérez Dolset, y revocan la decisión que adoptó el Juzgado Central de Instrucción de archivar esta pieza sobre el llamado Proyecto Brod ante la falta de indicios para atribuir la autoría del delito de cohecho a las personas señaladas por el presunto afectado por ese proyecto.

No obstante, cuando el juez del caso, Manuel García Castellón, rechazó el recurso de reforma contra su decisión de sobreseer esta pieza, señaló que había «elementos para atribuir a Mauricio Casals Aldama la autoría del encargo al sr. Villarejo de los servicios antes mencionados».

Por eso la Sala entiende que admitida «la existencia de indicios de que hubo un encargo por parte de dicha persona a un funcionario público de servicios propios de su función, con fines particulares, no hay razón para no continuar con la investigación».

Con este argumento ordena al juez proseguir con la instrucción con la toma de declaración a Casals, «al ser esta la única persona respecto de la cual, por el momento, hay indicios de su posible participación en los hechos objeto de investigación».

Según el tribunal, en la documentación intervenida en el caso Villarejo relativa al llamado proyecto «Brod» se desprenden indicios de la posible comisión de delitos de cohecho y de descubrimiento y revelación de secretos.

Esta documentación revela «una posible comercialización por parte del sr. Villarejo, estando en situación de activo como funcionario del Cuerpo Nacional de Policía, de servicios que implicaban la utilización de medios e información a los que tenía acceso como tal funcionario, incluyendo entre esos datos reservados de particulares que no estaban siendo objeto de investigación oficial».

«Como hemos dicho, el hecho de que no mediasen pagos no excluiría el delito de cohecho que pudo haberse cometido mediante dicho encargo y tampoco el de descubrimiento y revelación de secretos, que pudiera derivarse del acceso a datos restringidos o de su difusión, en el curso de la prestación, por incipiente que esta fuera, de esos servicios», concluye la Audiencia.

Esta pieza se abrió en julio de 2019 después de que Dolset aportara dos audios relacionados con esas contrataciones.

En una de esas grabaciones, según explicó Dolset al magistrado, el secretario del consejo de Planeta, Luis Elías, habla de pagar un anticipo al excomisario de 20.000 euros para investigar un arbitraje a la emisora Kiss FM.

Según señaló, el director del digital Moncloa.com le facilitó esos dos audios, en uno de los cuáles se hablaría del pago de esos 20.000 euros a Villarejo para investigar el arbitraje entre Kiss FM y Uniprex, titular de Onda Cero.

Dolset afirmó que lo que se pretendía con ese trabajo a cargo de Villarejo era investigar al árbitro que falló a favor del propietario de Kiss FM, Blas Herrero.

A raíz de conocerse la existencia de esta pieza, fuentes de Planeta señalaron que efectivamente Villarejo acudió al grupo para ofrecer sus servicios en relación con ese arbitraje y que hizo un trabajo puntual al respecto, que sin embargo no resultó de utilidad para el grupo.

García Castellón investiga a Dolset dentro de la causa abierta al grupo tecnológico Zed, por la que se encuentra en libertad bajo fianza de 600.000 euros.

Recientemente, el magistrado sacaba de esa investigación al magnate ruso Mikhail Fridman al considerar que no hay pruebas ni indicios de que participara en la supuesta «asfixia» de la compañía.

Comentar ()