Cataluña | España

Miquel Iceta: "Había que sacudir el resignado tablero político catalán"

Salvador Illa y Miquel Iceta en la sede del PSC PSC

«Toda decisión política es discutible, pero la he tomado para ir a por todas y sacudir el resignado tablero político catalán», afirmaba este miércoles el propio Miquel Iceta a El Independiente para explicar su relevo al frente de la candidatura socialista a la Generalitat en favor de Salvador Illa. Una decisión largamente meditada, pero que se ha tomado en los últimos días.

Los sondeos, tanto los públicos del CIS y el CEO, como los internos del PSC, mostraban una mejoría reseñable de las expectativas socialistas con Illa al frente de la lista. Una mejora que podía llegar a los cinco diputados, y que ha sido el detonante de la decisión adoptada en el último minuto, cuando el partido se disponía a confirmar las listas.

Iceta ha dejado claro que no estaba dispuesto a «dejarse llevar por la inercia» y perder la oportunidad de desbancar a los independentistas de la Generalitat. Pero también que seguirá al frente del PSC. «Me siento con fuerzas y ganas para seguir dirigiendo el partido» advirtió ante el Consejo Nacional, «pero hoy se trata de escoger al futuro presidente de la Generalitat. Una amplia mayoría cree que el cambio necesario pero no es posible, nuestro trabajo es convencer a la mayoría de que el cambio es posible».

La filtración

Horas antes, la decisión había sido filtrada desde Moncloa. «Es normal, estamos hablando de la salida de un ministro del Gobierno», argumentan desde el PSC. A Pedro Sánchez corresponde ahora reestructurar el Gobierno para cubrir la salida de Illa, que muy pocos conocían hasta la mañana de este miércoles, cuando el propio Iceta convocó una reunión extraordinaria de la Ejecutiva del PSC para anunciar su paso al lado.

«Miente quien diga que lo sabía hace meses», afirma contundente uno de los dirigentes del PSC más próximos a Miquel Iceta. «Sólo lo sabían Iceta, Sánchez, Illa» y en los últimos tiempos los más directos implicados en la gestión de la campaña, como Eva Granados. Y es una decisión impulsada por el propio Iceta, añade. Convencido, con las encuestas en la mano, de que con la candidatura de Salvador Illa «podemos ganar».

Redondo, el instigador

De hecho, el primer impulsor de esta sustitución fue el jefe de Gabinete de Presidencia del Gobierno, Iván Redondo, convencido de las mejores opciones de Illa en unas elecciones catalanas. Miquel Iceta acudió en verano a Moncloa, donde se planteó por primera vez esta opción, pero el líder del PSC la rechazó, con el apoyo del partido en Cataluña. «Entonces dijimos que no» aseguran.

A finales de noviembre, sin embargo, con la fecha electoral ya fijada y un escenario en el que «Cs se deshace, Junts es un desastre y ERC no es capaz de ocupar una posición hegemónica», el líder del PSC se convence de que la opción Illa puede convertir al PSC en ganador de las autonómicas. Se produce entonces un segundo encuentro con Pedro Sánchez en Moncloa, y entonces es Iceta el que defiende el relevo.

En Moncloa, Iceta argumentó ante Sánchez la necesidad de «ir a por todas» con la candidatura del ministro de Sanidad, el mejor valorado según el CIS junto a Nadia Calviño por su gestión de la pandemia. Y el presidente del Gobierno aceptó la propuesta, pese a que España se encontraba en pleno pico de la segunda oleada de coronavirus. «Cataluña es prioritaria» aseguran que respondió los socialistas catalanas.

Dudas por la pandemia

Sólo cuando Sánchez da el visto bueno se dirige Iceta al encuentro de Salvador Illa para proponerle que asuma la candidatura. Pero el ministro de Sanidad ha sido el más reticente, precisamente por la crítica gestión sanitaria. Su primera respuesta fue «háblalo primero con el presidente». Pero Iceta ya lo había hecho. El acuerdo, finalmente, fue emplazarse a fin de año, para tomar una decisión en función de si se cumplía el plan de vacunación previsto por Sanidad.

La gestión de la pandemia será ahora uno de los argumentos centrales de la campaña del PSC. Y el plan de vacunación, en marcha desde el pasado domingo, la respuesta para explicar por qué Illa deja ahora el ministerio, a las puertas de la tercera ola.

«Illa entró en el Gobierno con un ministerio tranquilo para seguir haciendo de secretario de Organización y lanzarlo con la vista puesta en las siguientes elecciones, dentro de dos o tres años», añade un histórico socialista. «Pero en noviembre vieron una ventana de oportunidad» explican desde el PSC para defender el relevo.

«Repetir era más de lo mismo, necesitábamos un revulsivo para el pantano de la política catalana» añade este dirigente, con palabras prácticamente calcadas a las del propio Iceta. Tras hacerse público el relevo, el sentir general en las filas socialistas es el del agradecimiento a Iceta y la convicción de que Illa es la mejor opción. «No ha sido traumático, ni se trata de una improvisación» aseguran.

Te puede interesar

Comentar ()