España

Negacionistas y gente bebiendo en la calle en la primera noche de cierre en Bilbao

EP

Patrullas de la Ertzaintza que realizan controles sobre el cumplimiento de las medidas sanitarias para evitar contagios de la covid-19, detectaron grupos de personas bebiendo alcohol en la calle y una concentración de negacionistas, la primera noche del cierre perimetral y sin bares de Bilbao.

Tras haber superado la tasa de 562 contagios por 100.000 habitantes en las últimas dos semanas, la capital vizcaína entró en la ‘zona roja’ junto a los 50 municipios vascos para los que se determinó desde este viernes su cierre perimetral, con el objetivo de frenar la propagación del coronavirus.

De esa manera, nadie puede entrar o salir de la Villa sin causa justificada, bares y restaurantes permanecen cerrados, y está prohibida toda la actividad deportiva en grupo y suspendido el deporte escolar.

Precisamente anoche, un equipo de EFE Televisión acompañó a una patrulla de la Ertzaintza para grabar cómo se realizaba un control en uno de los accesos a la ciudad, en la zona de Elorrieta, del barrio de San Ignacio, y asistió además cuando los agentes se acercaban a grupos de personas en parques y plazas para exigir que respetaran las medidas restrictivas.

Esa patrulla junto a la que viajaba el equipo de EFE, puso anoche 15 denuncias por beber alcohol en la calle, fumar sin respetar la distancia y por estar en grupos de más de 6 personas.

El suboficial de la Ertzaintza de esa patrulla explicó que quienes realizan ese tipo de vigilancias han empezado a notar «el hastío y la relajación de la gente» ante las medidas contra la pandemia y que, si bien hace meses quienes se saltaban las normas eran casi siempre personas jóvenes, «ahora ese perfil se ha abierto muchísimo» y entre los denunciados «hay personas de todas las edades».

Según ha considerado, «hay más personas que muestran una actitud egoísta» y, sin embargo, ha reconocido, los infractores siguen siendo «una minoría».

En los últimos meses las conductas contrarias a las medidas sanitarias se han detectado sobre todo en relación «al tiempo de ocio», en torno a la hora del cierre de bares, y por parte grupos de personas que se quedan bebiendo en la calle.

Según datos del departamento de Seguridad, desde el 26 de octubre hasta el 19 de enero, la Ertzaintza y las diferentes policías locales de la Comunidad Autónoma han interpuesto 42.158 denuncias por incumplimiento de las medidas para impedir la propagación de la enfermedad. Desde entonces, en Bilbao la Ertzaintza ha puesto 3.142 denuncias y 5.707 la guardia urbana.

Anoche, en un Bilbao sin bares y con lluvia, patrullas policiales se acercan a personas en la calle para recordarles que no pueden beber alcohol en la calle y que, si van a comer o a fumar, deben mantener al menos dos metros de distancia con otras personas.

Todos los conductores que tuvieron que parar en el control policial de movilidad pudieron acreditar ante los agentes la conveniencia de salir o entrar de la ciudad y no se registraron incidentes ni denuncias.

A continuación, acudieron al parque de Doña Casilda, en el centro de la ciudad, donde cada fin de semana suelen juntarse jóvenes a hacer botellón, si bien no sancionaron a nadie ya que ante la llegada del coche policial, un grupo que se refugiaba de la lluvia en la pérgola, salió huyendo, abandonando allí una mochila.

Los agentes vigilaron también una concentración de negacionistas en la plaza Arriaga, lugar en el que se multó a un joven por beber alcohol y fumar sin respetar la distancia, y cerca de ahí, en la Plaza Nueva, pusieron denuncias a dos chicas también por beber alcohol en la calle.

Además, un vecino de la Plaza Euskadi llamó a la Ertzaintza para alertar de la presencia de unos 60 jóvenes en esa zona y, ante la llegada de la patrulla, esas personas huyeron del lugar, si bien los agentes pillaron a un grupo de 12 jóvenes que fueron multados. 

Te puede interesar

Comentar ()