España

La 'espantada' de Illa en plena pandemia irrita hasta a Podemos: "Se va por la puerta de atrás"

Los socios del Gobierno de coalición piden al ministro de Sanidad que aplace su dimisión al miércoles para rendir cuentas ante el Congreso de los Diputados sobre la gestión de la pandemia

Salvador Illa y Pedro Sánchez en el Comité Federal del PSOE. EFE

La Secretaría de Estado de Comunicación ha informado en la mañana de este lunes que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, abandonará mañana el Gobierno para centrarse en la campaña de las elecciones catalanas, lo que supone que el todavía titular sanitario no dará explicaciones en el Congreso para abordar la situación sanitaria y debatir con los grupos parlamentarios la necesidad o no de adoptar nuevas restricciones, una sesión extraordinaria que en principio estaba agendada para este jueves. De este modo, el Ejecutivo pasará más de un mes sin someterse al control de la Cámara Baja para dar explicaciones sobre la gestión de la pandemia.

La salida estratégica de Illa ha provocado una cascada de reacciones y críticas, y no sólo de parte de los partidos de la oposición. Este martes, el presidente de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens, ha evidenciado una nueva brecha entre los socios de Gobierno por esta cuestión, y ha exigido al todavía ministro de Sanidad que aplace su dimisión para que pueda comparecer antes de su salida ante la Comisión de Sanidad y no eluda, de esta manera, rendir cuentas ante el Congreso en el marco del decreto de estado de alarma que se aprobó el pasado otoño.

Asens ha acusado al también candidato del PSC para las elecciones catalanas de haber huido «por la puerta de atrás» sin dar explicaciones sobre su gestión, todo un «error» que «da munición a la oposición». En este sentido, el dirigente morado ha criticado la ausencia de explicaciones por ejemplo en la negativa de Salvador Illa a introducir modificaciones en el decreto de estado de alarma como pedían la mayoría de comunidades autónomas la pasada semana, para tratar de frenar el desbocado aumento de los contagios.

«El silencio que ha mantenido el ministro sobre el aplazamiento electoral llama la atención, y contrasta con su posición cuando se aplazaron las elecciones en País Vasco y Galicia», ha lamentado Asens, quien ha subrayado además las sospechas de Podemos sobre los posibles intereses «electoralistas» y «partidistas» de Salvador Illa. «Nos preguntamos qué habría hecho el ministro Illa si no fuese el candidato Illa», ha incidido.

Una «burla» y una «tomadura de pelo»

Todos los grupos parlamentarios de la oposición se han mostrado también muy críticos con la decisión de Salvador Illa de dimitir de sus funciones al frente del Ministerio de Sanidad antes de dar explicaciones en el Congreso de los Diputados. En concreto, la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha denunciado la «burla» del todavía titular sanitario a la Cámara Baja por no rendir cuentas en dos días, tal y como estaba previsto.

«Ante un momento crítico como éste, los españoles merecen el respeto del Gobierno, que comparezca y no se dé a la fuga ni nos deje solos», ha señalado Gamarra al inicio de la Diputación Permanente, que se reúne este lunes para estudiar la solicitud de comparecencia urgente -la mayoría de parte del PP- tanto del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como de otros once ministros del Ejecutivo.

Por su parte, el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, ha tildado también de «engaño» y de «tomadura de pelo» la decisión de Salvador Illa, apoyada por el grupo parlamentario socialista, de dimitir justo antes de rendir cuentas ante la Cámara Baja.

Ciudadanos ha insistido en la presencia de Salvador Illa en la Cámara antes de dimitir de sus funciones al frente de la cartera de Sanidad, y ha recordado que «debe cumplir con lo que establece el real decreto de estado de alarma» y no «ocultarse», según ha denunciado el diputado de la formación, Guillermo Díaz.

Decisión controvertida

Las críticas a la salida del ministro ha venido también de parte de otras fuerzas parlamentarias que, hasta ahora, sostienen tanto al Ejecutivo como a las cuentas públicas. Es el caso de EH Bildu, que ha criticado la decisión del Gobierno de «dimitir antes de comparecer». El diputado de la formación, Oskar Matute, ha advertido además que el ‘efecto Illa’ puede llegar a convertirse en un «efectillo» si al candidato del PSC le pasan factura las últimas actuaciones que está llevando a cabo como ministro de Sanidad.

En el mismo sentido se ha manifestado el PNV, que ha lanzado un órdago al Ejecutivo y ha considerado necesario «reprochar el comportamiento» de Illa al evitar acudir a la Cámara cuando su comparecencia estaba agendada desde hacía semanas. El portavoz de Más País, Íñigo Errejón, ha secundado esta postura y ha lamentado que este tipo de actitudes «no habla bien del orden de prioridades del Gobierno» que son «primero el partido, y luego el país».

Comentar ()