Economía | España | Finanzas

Las hipotecas se abarataron en 2020 tras la ofensiva de la banca para impulsar las fijas

El precio de las hipotecas se abarató en 2020 tras la ofensiva de los bancos para promocionar los préstamos a tipo fijo.

El precio de las hipotecas se abarató en 2020 tras la ofensiva de los bancos para promocionar los préstamos a tipo fijo. Pixabay

Las hipotecas son, en general, más baratas que hace un año. El tipo de interés medio que los bancos cobran por estos préstamos cerró 2020 en el 1,51%, lejos del nivel en el que se situaba a principios del ejercicio. Detrás de esta caída se esconde, principalmente, la ofensiva puesta en marcha el pasado otoño por los bancos debido a su renovado interés en priorizar las hipotecas a tipo fijo frente a las variables por la poca rentabilidad que ofrecen estas últimas gracias al desplome del Euríbor.

El abaratamiento de las hipotecas ha coincidido con la pandemia, pero no ha sido causado por ella. Es cierto que la formalización de este tipo de préstamos se vio impactada por la paralización de la actividad que se produjo en los primeros meses de la pandemia, con el confinamiento más estricto, si bien se ha ido normalizando en las últimas semanas.

El tipo de interés medio de los préstamos con garantía hipotecaria cerró 2020 en el 1,51%, por debajo del 1,69% en el que se quedó en 2019 y muy lejos del 1,81% en el que se situó entre enero y marzo, de acuerdo con los registros provisionales del Banco de España.

El precio promedio de las hipotecas comenzó el año intentando acercarse al 2%, un camino que se vio desviado en la primavera, coincidiendo con la llegada de la pandemia. Fue tras el impacto inicial cuando el interés medio bajó al 1,72% y se mantuvo en el rango de entre el 1,7% y el 1,8% hasta que a final de año bajó al 1,51%.

A día de hoy es posible encontrar entre los grandes bancos hipotecas por un interés fijo inferior al 1,7% (es el caso de EVO Banco, Coinc u Openbank), si bien el cumplimiento de una serie de requisitos, como la domiciliación de una nómina o la contratación de un seguro, suele abaratar el precio de estos préstamos.

Las variables, más estables

Estas bajadas de precio se producen mientras los intereses de las hipotecas variables se han mantenido estables pese al desplome del Euríbor, que al cierre del pasado lunes se situaba en el -0,503%, tras cinco años en terreno negativo.

Con los tipos de interés en cero y la perspectiva de que no mejorarán en los próximos años (hay quien habla de una década), el horizonte del Euríbor no parece muy halagüeño para los bancos, por lo que es posible que empiecen a encarecer este tipo de préstamos, que les salen mucho menos rentables que los fijos.

En este segmento, aún es posible encontrar hipotecas por hasta un 0,56% más Euríbor cumpliendo condiciones, en el caso de EVO Banco, o con un diferencial del 0,69% sin requisitos, como es el caso de MyInvestor.

Este tipo de préstamos cada vez pesa menos sobre el total, pues las hipotecas fijas han cogido mucho más peso durante los últimos años. Las variables han pasado de representar más del 90% del total hace diecisiete años a situarse en el 53% el pasado mes de noviembre, de acuerdo con las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística (INE) precisamente por este interés de los bancos de potenciar las hipotecas fijas frente a las variables. Pese a todo no parece que las hipotecas variables vayan a desaparecer. Al menos por el momento.

Te puede interesar

Comentar ()