Carla Antonelli (Güímar, Tenerife, 1959) es la única dirigente socialista que de forma pública ha salido en defensa del borrador del Ministerio de Igualdad de la llamada Ley trans. Mientras el sector feminista de su partido llamaba a rebato para cuestionar el texto de Irene Montero, esta histórica activista de los derechos LGTBi apela a que el texto «es una absoluta literalidad de lo que el PSOE propuso», aduce.

No tiene ningún ambage en afirmar que la vicepresidenta segunda, Carmen Calvo, -que no le devuelve los mensajes-«hizo unas declaraciones absolutamente desafortunadas al decir que somos un peligro para 47 millones de españoles», en alusión a sus críticas a la autodeterminación de sexo. Además, alerta sobre el olor a «machismo y ultraderecha» que tienen algunos argumentos que se manejan en este controvertido debate en el que se presenta al feminismo como tránsfobo.

Pregunta. -¿Qué es la autodeterminación de género?

Respuesta. – Es la libre voluntad, el que tu no tengas que pasar por un médico ni por un juez que dictamine lo que eres o dejas de ser. Es algo tan fundamental como eso. España hizo una ley pionera en 2007 que legisló que no era necesaria la cirugía genital para poder modificar la partida de nacimiento. Pero hay que ir un poco más allá y ser coherentes con lo que hemos defendido, con lo que hemos peleado con uñas y dientes durante todo este tiempo. Yo soy socialista, pertenezco al PSOE y mi partido ha tenido una serie de conferencias políticas, de las que ha emanado el compromiso de la autodeterminación y la despatologización.

P. -Habla de la propuesta de reforma que debatieron en el Congreso en 2017.

R. -La conozco muy bien porque la redactamos junto con la diputada y jueza Lola Galopar inspirándonos en lo que ya había hecho Argentina. Tras dos años de trámite parlamentario, pasó a la comisión de Justicia, donde era portavoz el que es hoy el ministro, Juan Carlos Campo, y finalizó con una ponencia justo un día antes de que se disolvieran las Cortes. Se alcanzó un consenso de todos los Grupos, salvo el PP que objetaba lo del género no binario. Si el Ministerio de Igualdad, que pertenece al Gobierno de España, que es mi gobierno, ha hecho un borrador que es una absoluta literalidad de lo que el PSOE propuso y presentó, ¿cómo vamos a decir ahora que no?

Fue el PSOE quien introdujo la autodeterminación de sexo y el sexo no binario»

P. -¿Se hablaba ya en esa propuesta del sexo no binario? Quizá el motivo de enfrentamiento reside en que se mezclan varias cosas: derechos trans, teorías queer, sexo no binario, constructo social, borrado de mujeres…

R. -El problema mayor era uno, el de la autodeterminación. Pero cuando se han desmontado los bulos y las fake news han pasado a ser otros y así sucesivamente. Ahora es el género no binario. Una ya tiene una edad para saber perfectamente que no iba por ahí la cosa, sino que se iba a por todo el conjunto, a por todas las personas trans. Es una estrategia perfectamente organizada desde un inicio. La cuestión del sexo no binario la introdujimos en nuestra propuesta de reforma de 2017 vía enmienda porque no lo habíamos hecho en su inicio.

P.-¿En qué consistía esa enmienda?

R. -Que en el caso de las personas no binarias se le daría un tiempo de seis meses al Gobierno para que evaluara los impactos en igualdad. Pero sea de la manera que fuera, a los seis meses entraría en vigor el género no binario. ¿Qué dice el borrador Igualdad? Ha optado por una solución intermedia. Lo que se ofrece es que todas aquellas personas que no se sientan identificadas ni con un género ni con otro dejen en blanco la casilla del DNI. Nada más.

Nos están señalando. Están usando las mismas herramientas que el patriarcado y el machismo»

P. – ¿Y eso tiene efectos en la ley de violencia de género desde el momento que se considera que hay un borrado de mujeres?.

R. – ¿A quién borra? Porque hay decenas de miles de mujeres que dicen lo contrario. Sobre la Ley de Violencia de Género se han escuchado unas barbaridades tan grandes y tan espantosas y tan dañinas que hieren y ofenden cualquier inteligencia. La ley de hace 14 años señala que se mantienen todos los compromisos jurídicos contraídos con anterioridad. Quiere decir que si eres perseguida por la CIA y la Interpol, vas a acabar con tus huesos en al cárcel. El presente borrador añade que no afectará a la ley de violencia de género porque el delito sería juzgado en el sexo en que se cometió. Los bulos van cambiando. Estamos hablando de seres humanos, no somos números, no debates de mesas de camilla. Nos están señalando. Es realmente repugnante que se estén utilizando las mismas herramientas que ha usado toda la vida el patriarcado y el machismo contra la lucha de la mujer y del feminismo. Se nos señala como acusadores, violadores… lo mismo que hace la ultraderecha rancia.

P-. ¿Pero quién está detrás de esa estrategia?

R. – Sólo hay que ir a la cuentas de Twitter. Yo no voy a dar nombres y apellidos.

Es otra gran mentira decir que el feminismo es tránsfobo. El feminismo se escribe con mayúsculas»

P. -¿El feminismo es tránsfobo?

R. -No, eso es falso. Esa es la otra gran mentira . El feminismo se escribe con mayúsculas. Es algo mucho más grande. La gran mentira que nos han querido colar es el feminismo en contra de las personas trans. Además han pretendido hacer un triunvirato. Si estás en contra de los vientres de alquiler y a favor de la abolición de la prostitución también debes estar en contra de los derechos trans y son cosas que no tienen nada que ver. El feminismo es Ángela Davis, somos todas, el 51 por ciento de la población, de las mujeres blancas, negras, racializadas, empobrecidas, las trans…Y también con la ayuda de todos, porque la lucha del feminismo no se podría entender si no hubiésemos tenido aliados, hombres feministas convencidos.

La política del PSOE Carla Antonelli, durante la entrevista con El Independiente
Antonelli, en el salón de su casa Ignacio Encabo

P.- Ha sido una de las pocas dirigentes socialistas que criticó las palabras de Carmen Calvo sobre la autodeterminación de género.

R.- Aprecio muchísimo a mi compañera y vicepresidenta del Gobierno. Creo que ha tenido unas declaraciones absolutamente desafortunadas al decir que somos un peligro para la seguridad de 47 millones de españoles, como si fuera poco que ya éramos un peligro para el resto de las mujeres, pero, en este caso, creo que va a rectificar. Yo estoy donde está mi partido, en el discurso de investidura de mi presidente, Pedro Sánchez. Yo soy la que está en el sitio donde hemos estado siempre. Quien se haya movido tendrá que dar sus razones y sus explicaciones.

Yo soy la que está donde hemos estado siempre. Quien se haya movido tendrá que dar sus explicaciones»

P. -¿Ha hablado con la vicepresidenta?

R. -No, no me ha llamado.

P. -¿Y la ha llamado usted?

R. -Le dejé un mensaje en junio del año pasado cuando salió aquel argumentario interno. Le dio por leído y no me contestó.

P. -¿Y con Irene Montero?

R. -Irene Montero es una ministra de mi Gobierno y, por lo tanto, yo voy a defender a mi presidente, Pedro Sánchez y a la ministra Irene Montero porque va a ejecutar una ley que es un compromiso de Gobierno. Yo he estado aquí todo el tiempo. Quien me haya querido llamar, me ha llamado y sí, he hablado con mucha gente.

P. -¿Hay algo que le chirríe del borrador del Ministerio de Igualdad?

R. -El borrador es susceptible de retocar muchas cosas salvo lo ya consensuado y resuelto en el Congreso de los Diputados, que es lo que parece que genera polémica. Y en esa ponencia final ya hay informes del Gobierno anterior. De justicia, favorables; del Interior, favorables, de Fomento, favorables.

Dejé un mensaje a Calvo cuando se conoció el argumentario del PSOE y no me contestó»

P. -¿Certificar es patologizar?

R. -Patologizar es pasar por un médico o por un psiquiatra, como tuve que pasar yo, que diga que no estoy loca, que tengo un trastorno que ya no existe porque la OMS lo descatologó como tal hace un año. Eso es que desde nuestra más tierna infancia seamos juzgadas, sopesadas, vigiladas, se nos ponga en cuestión… Mira qué casualidad, se parece a la historia de la lucha por la liberación de la mujer.

R. -¿Pero en este proceso no es conveniente ir acompañado por un psicólogo, un médico…?

R. -Es que nadie ha hablado de que no haya acompañamiento. ¿Y quién plantea que no lo haya? La ley dice claramente que el acompañamiento psicológico es opcional. No tenemos ningún trastorno, no estábamos locas. Somos una manifestación más de la diversidad del ser humano. Me preocupa la espiral de odio, de cómo se está creando un caldo de cultivo.

La política del PSOE Carla Antonelli, durante la entrevista con El Independiente

P. -¿Ha habido retroceso?

R. -Involución. Hay países que han declarado pueblos libres de LGTBi, como en Polonia y Hungría. Hace veinte años vi evolución, avances, orgullo de España y en año y medio una involución que no se circunscribe sólo aquí. Habrá que preguntarle a quien firmó como portavoz de Igualdad esa ponencia, de la que hoy reniega, y ahora es cabecilla del mal llamado borrado de las mujeres. La firma de Ángeles Álvarez está en el boletín oficial de las Cortes. Lo último que ha dicho es que se lo pensó. Yo, lo que intento es ser congruente con lo que pienso y defiendo. Porque ese es el gran borrado, que te mires al espejo y no encuentres nada de lo que fuiste.

Habrá que preguntar a Ángeles Álvarez por qué reniega de la ponencia que firmó como portavoz de Igualdad»

P. -¿Se siente sola en el PSOE en esta batalla?

R. -No. Jamás. A veces los silencios valen oro. Si no secundan, serán porque no están de acuerdo. Esto es un presa que se rompió y que tiene que volver a su sitio, con humildad. Son décadas de lucha por los derechos civiles que mi partido ha llevado como bandera en memoria de Pedro Zerolo, de Zapatero, de López Aguilar, de Amparo Rubiales… Tantas y tantas personas que se han partido al cara a lo largo de la historia para ser pioneros en los derechos civiles. Ese es mi partido.