Las sedes de Durango, Barakaldo y Cruces del PSE y la sede de Elkarrekin Podemos en Durango han aparecido con pintadas reclamando la libertad para el rapero Pablo Hasél y culpando al partido socialista de «culpable» por su encarcelamiento. En una de las pintadas aparecidas en una sede socialista se podía leer «carceleros! Gora Pablo’, junto al símbolo de la hoz y el partillo y el lema «Amnistía Osoa!». En el caso del local que la formación morada tiene en la localidad vizcaína de Durango, la pintada aparecida la mañana de este miércoles se podía leer «Pablo Hasél Aske» (Pablo Hasél, libre).

Además, esta tarde el PNV ha denunciado la aparición de una pancarta colgada en un tren urbano que recorre las calles de San Sebastián que bajo el lema «Las vais a pasar canutas» en las que se reproduce la imagen de dirigentes políticos como Urkullu, el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, la consejera de Medio Ambiente, Arantza Tapia, el alcalde de san Sebastián, Eneko Goia o el delegado del Gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso. El PNV ha condenado la pancarta a través de las redes de la que ha acusado a Sortu, que horas antes publicitaba a través de las redes la iniciativa como un ejercicio de denuncia de «la realidad de la pobreza y precariedad causada por las políticas neoliberales». El PNV ha asegurado que «conociendo como conocemos de lo que sois capaces, el PNV pregunta a Sortu. ¿Qué nos vais a hacer? Gente que añora la cultura del matonismo demasiado conocido en este país. ¡¡Así tampoco!!».

Poco después Sortu ha respondido acusando al PNV de manipular al señalar que son ellos, los ‘jeltzales’, quienes «les decís a la gente ‘las vais a pasar canutas'»: «Son vuestras apolíticas neoliberales los que ponen en el punto de mira de la precariedad a los y las jóvenes, las mujeres y la clase trabajadora».

Los ataques relacionados con el encarcelamiento de Hasel han sido condenados por la mayor parte de las formaciones políticas. Desde el PSE se ha condenado las pintadas asegurando que «así no se defiende la libertad de expresión». «Ningún derechos se puede defender ni expresar con violencia, amenazas o daños materiales. Este no es el camino». En una de las pintadas aparecidas en la Casa del Pueblo de Barakaldo se podía leer «Muerte al estado fascista, PSOE culpable». Destacados miembros del PSE, como Rafaela Romero han asegurado que «ni antes ni ahora nos amedrentaremos. No mañana»: «Fascismo es el de los que cambiando justificación siguen con su acción intolerante, violenta y cobarde. Sin amenazas, spray y anonimato no sois nadie. Nuevos tiempos, viejas costumbres».

Desde Podemos han expresado todo su apoyo a sus compañeros de Durango tras las pintadas aparecidas ayer. «Compartimos el mensaje pero no las formas, Queremos libertad por Pablo Hasél. Nuestro partido ha ha registrado una petición de indulto», recordaba la formación. La secretaria general de la formación en el País Vasco, Pilar Garrido, ha reaccionado hoy a los graves incidentes ocurridos en distintos puntos del país asegurando que «condenamos todo tipo de violencia y destrozos, también la violencia que supone que una mujer pueda un ojo por una bala de foam. Esta no es al mejor forma de construir un país democrático».

El lehendakari Iñigo Urkullu ha tildado de «injustificable» el ataque a las sedes de ambos partidos. Ha trasladado su solidaridad a las dos formaciones y la más «rotunda condena ante estos hechos». «Estas agresiones atentan contra la pluralidad, la tolerancia y la convivencia. Atentan contra la libertad y la esencia de la democracia», ha afirmado.