Ciudadanos ha denunciado ante la Fiscalía la decisión del Departamento de Interior de la Generalitat de no personarse en las causas contra los manifestantes violentos ni ejercer como acusación por delitos de atentado a la autoridad. Una decisión que a su juicio deja «a los mossos a los pies de los caballos» y supone una prevaricación por parte del conseller Miquel Sàmper.

Sàmper anunció esta decisión el pasado octubre en el Parlament, pero se ha reafirmado a raíz de los violentos incidentes que se han repetido durante seis días en Barcelona y otras ciudades catalanas. La Consejería ha dado órdenes a sus servicios jurídicos para denunciar cuando cuando haya lesiones, pero el delito de atentado no se llevará ante la justicia. «Renuncian a acusar de atentado para rebajar las penas a los violentos por presión de la CUP» ha concluido el líder de Cs en Cataluña, Carlos Carrizosa.

Resolución interna de Duart

Cs ha presentado como prueba ante Fiscalía una resolución firmada por el anterior secretario general de la Consejería, Brauli Duart, dando instrucciones a los servicios jurídicos del Departamento de Interior para que retiraran la acusación de atentado en una causa de 2017, abierta durante la aplicación del 155. Pero ese criterio se ha extendido ahora a todas las posibles denuncias por incidente violentos, advierten los naranjas, remitiéndose a lo anunciado por Sàmper en el Parlament.

«El conseller de Interior no está protegiendo a los mossos», ha lamentado Carrizosa, «la Generalitat tiene el deber de personarse» en estas causas. «JxCat y ERC no hacen nada contra los violentos y sí contra los mossos porque buscan el apoyo de la CUP para gobernar. Tienen miedo de defender a los mossos» ha añadido el líder naranja, que ha cargado también contra el ministro del Interior, Fernando Grade-Marlaska, por inhibirse de los sucesos en Cataluña.

Balance de seis días

El balance de seis días de disturbios violentos en Cataluña arroja un total de 109 detenidos, 32 de ellos menores, según ha avanzado este lunes el director de los Mossos, Pere Ferrer. En cuanto a los daños materiales, el Ayuntamiento de Barcelona cifraba este fin de semana en más de medio millón de euros el coste de los destrozos provocados por los vándalos en mobiliario urbano.

Una cifra a la que hay que sumar la factura de los comercios, bares y entidades bancarias vandalizadas. Los comerciantes de Paseo de Gracia cifran en 750.000 euros las pérdidas provocadas por los disturbios. Los de Gran de Gracia, la otra arteria que más ataques ha sufrido, están evaluando todavía los daños.

En este contexto, la patronal Foment del Treball reunía este domingo, en una ejecutiva de urgencia, a los principales sectores afectados para lanzar un grito de alarma ante la situación enquistada en Barcelona y la incidencia de los disturbios en la imagen de la ciudad. En un durísimo comunicado, la patronal tacha de «irresponsables» a los dirigentes políticos catalanes por alentar las protestas y socavar la autoridad de los mossos.

Foment tacha al Govern de «irresponsable»

Foment hace un llamamiento a la responsabilidad y se dirige explícitamente al Govern y el Ayuntamiento de Barcelona, así como «a los irresponsables que promueven estas protestas y se lavan la manos ante los daños que provocan». También a los «irresponsables que niegan el apoyo y los medios personales y materiales a los Mossos d’Esquadra que velan por la seguridad de personas y bienes» un dardo dirigido a los tres partidos que negocian el próximo ejecutivo catalán, ERC, JxCat y la CUP, que han obviado la condena de la violencia pero señalan la necesidad de cambiar el modelo policial.

La patronal recrimina poco veladamente al presidente en funciones, Pere Aragonés, cuando apela a los «irresponsables que cierran los ojos como si no fuera obligación del Govern en funciones velar por los bienes públicos y privados».

En este sentido, exigen explícitamente a Govern y Ayuntamiento que «den apoyo a los Mossos». Y tacha también de «irresponsables» a quienes «cuando no elogian directamente a los causantes, buscan mil argumentos para justificar el ejercicio de la violencia».