El Colegio de Abogados de Madrid ha abierto un expediente a la letrada del rapero Pablo Hasél (Alejandra Matamoros Alexandrova) para determinar si infringió el código ético que rige el ejercicio de la profesión al reivindicar en declaraciones públicas su derecho a odiar a la policía, a la que ha acusado además de ejercer la violencia de forma generalizada.

Así se lo ha trasladado el decano del Colegio de Abogados de Madrid, José María Alonso, al secretario general de la Confederación Española de Policía (CEP), Víctor M. Vigil, en respuesta a la denuncia presentada este martes por esta organización al entender que las manifestaciones de Matamoros Alexandrova vulnera el artículo 3 del Código Deontológico de la Abogacía Española: «La libertad de expresión no legitima el insulto ni la descalificación gratuita».

«He procedido de inmediato a dar traslado a la Comisión de Deontología de esta institución para la apertura de expediente deontológico, de cuya resolución le informaremos puntualmente. Quiero hacerle llegar mi total y absoluto apoyo a la gran labor que realiza el Cuerpo de Policía velando por los intereses y defensa de los ciudadanos», expone Alonso.

El SUP ha presentado una querella contra la abogada del rapero por calumnias e injurias

La CEP había mostrado su indignación por el hecho de que la letrada hubiera defendido la legitimidad de la violencia como defensa ante la Policía -en los graves disturbios registrados en diversas ciudades por el encarcelamiento de su representado- y hubiera acusado «a todo un colectivo de ser violento sin excepciones ni prueba alguna». El sindicato considera que esas declaraciones denotan un «profundo desconocimiento de la realidad» y estaban condicionadas por un «evidente odio personal ajeno a cualquier objetividad», no representando al conjunto de la abogacía madrileña pero sí distorsionando la «reputación» de los miles de letrados que están adscrito a este colegio profesional.

«Como competencia específica de la Junta de Gobierno de la que es usted decano, le solicito el análisis formal de este comportamiento, abiertamente enfrentado al Código Deontológico de la Abogacía Española, y de las medidas disciplinarias que puedan corresponder ante la seguridad de que esas declaraciones ni son compartidas por ese ilustrísimo Colegio ni pueden quedar extramuros del código deontológico citado», exponía el sindicalista. En menos de 24 horas, la institución que dirige José María Alonso ha dado el primer paso para tramitar un expediente y analizar el caso.

No es el único procedimiento al que se enfrenta la abogada de Hasél. El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha presentado una querella contra Alejandra Matamoros por injurias y calumnias por proferir expresiones sobre la actuación de los agentes que, a su juicio, exceden los límites de los derechos de libertad de expresión, opinión o información y resultan difamatorias.