Cataluña | España

El PSC contraataca y propone a Eva Granados como presidenta del Parlament

Salvador Illa preside la primera reunión del nuevo grupo parlamentario socialista

Salvador Illa preside la primera reunión del nuevo grupo socialista en el Parlament

El PSC quiere que la número dos de su candidatura, Eva Granados, sea la próxima presidenta del Parlament. «Una presidencia para garantizar que no es una cámara para jugar a hacer frivolidades y romper el estado de derecho» ha proclamado Salvador Illa en la primera reunión del nuevo grupo parlamentario socialista.

Granados, ha añadido Illa, representa «una Cámara que proporciona debate y solidez, en contraste con otras propuestas que estamos viendo que quieren enquistarse en el conflicto». Ese es el objetivo declarado de la CUP, que busca hacerse con la presidencia del Parlament para evitar su «sumisión» al Tribunal Constitucional.

Los socialistas catalanes responde así a la propuesta independentista de ceder la presidencia del Parlament a la CUP, a pesar de que Junts sigue reclamando para sí el gobierno de la cámara. Illa ha dejado claro desde el 14F que mantiene su decisión de exhibir en cada ocasión la victoria obtenida en las urnas. Y la primera ocasión será la constitución del Parlament, el próximo 12 de marzo.

Acuerdo con CatEC-Podem

Este miércoles el PSC anunció ya su intención de proponer a una «mujer y de izquierdas» como presidenta del Parlament, lo que parecía abrir la puerta a ofrecer ese cargo a la líder de los comunes, Jessica Albiach, para soldar una alianza con los de Ada Colau. Pero la candidatura de la socialista Granados deja claro que los morados no están dispuestos a cerrar la puerta al gobierno independentista.

La elección de los siete miembros de la Mesa del Parlament se realiza con tres votaciones sucesivas, primero para el presidente, después para las dos vicepresidencias y después las cuatro secretarías. Con este reglamento, los independentistas tienen garantizada la presidencia, puesto que el PSC solo podría aspirar a sumar 59 votos en favor de Granados, y eso sumando a Vox y CatEC en favor de la misma candidata.

Sí tienen garantizada la segunda vicepresidencia, puesto que JxCat y ERC tendrán que sumar sus votos para garantizarse la primera. De ahí que los de Puigdemont insistan en cerrar el acuerdo de investidura antes de la constitución del Parlament, para atar los apoyos a sus candidatos a la Mesa.

Investidura de Illa

El presidente del Parlament tendrá un papel clave en el siguiente paso que quiere dar el PSC, someter a Illa a un debate de investidura, aún sabiendo que no tienen votos suficientes para ganarlo. El PSC quiere visibilizar en todo momento que ha ganado las elecciones, Illa lo ha repetido hoy de nuevo de forma insistente.

Pero además la sesión de investidura serviría a los socialistas para mostrar que tienen un programa de gobierno para Cataluña y contrastarlo con el de la coalición independentista. Sin embargo, sin una mayoría cerrada el presidente del Parlament tiene la potestad de decidir si propone o no al candidato. Esto es, negarse a permitir que Illa protagonice el primer debate de investidura.

La única opción del socialista, en estas condiciones, se la pueden dar los propios independentistas. Las negociaciones entre Esquerra, Junts y la CUP se han ralentizado mucho más de lo que le gustaría a los republicanos, precisamente por el reparto de cargos institucionales, en el que ahora sí quiere entrar la CUP. Si no hay acuerdo antes del 26 de marzo, cuando debe producirse el primer debate, Illa podría forzar su investidura, aunque sea un «debate fake» como afirman los comunes.

Te puede interesar

Comentar ()