España

El ministro Iceta insiste en el indulto y lo compara con la legalización del PCE

En una entrevista para 'El País', Iceta defiende la idea de "no quedar agarrotados por errores del pasado", en relación a la necesidad que observa el ministro de Política Territorial de estudiar la posibilidad de condonar a los presos independentistas

El ministro de Política Territorial, Miquel Iceta.

El ministro de Política Territorial, Miquel Iceta. EUROPA PRESS

Miquel Iceta siempre ha sido la mano derecha de Pedro Sánchez en lo que a política catalana se refiere, sirviendo de puente entre el independentismo y el Gobierno para tratar de solventar el conflicto por la cuestión del ‘procés’. El histórico dirigente socialista no ha abandonado ese cometido, pero ahora lo desempeña desde su asiento en el Palacio de la Moncloa. En su estreno hace pocas semanas, el nuevo ministro de Política Territorial ya definió las líneas maestras que sostendrían su paso por la política nacional: el «diálogo» con Cataluña y el fin de la «estrategia de confrontación» en la cuestión independentista.

El ex candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat siempre ha defendido los indultos a los presos del ‘procés’ condenados por el Tribunal Supremo por los actos del 1-O, y ha restado importancia al «lo volveremos hacer» de los independentistas, como evidenció en una entrevista para El Independiente poco antes de que Salvador Illa le sustituyese en la carrera electoral catalana. Este sábado, Iceta ha insistido en el asunto en una entrevista para El País, en que ha hecho un paralelismo entre los indultos a los presos del 1-O y la legalización del Partido Comunista en 1977 cuando era preguntado por si Sánchez podría asumir el coste político de condonar a los líderes independentistas.

«¿Tuvo coste político para Suárez la legalización del Partido Comunista?», responde Iceta. «Si llegas a la conclusión de que has de tomar una decisión que puede tener costes políticos, pero consideras que es imprescindible, la tomas. Si no, no te metas en política», zanjaba el dirigente socialista. Iceta ha insistido en su planteamiento de «no quedar agarrotados por errores del pasado» a la hora de conceder estos indultos, y ha reafirmado la intención del Ejecutivo de estudiar esta posibilidad.

Por el momento, ha confirmado que Moncloa está «a la espera» de los informes preceptivos y, a partir de ahí, «el ministro de Justicia llevará al Consejo de Ministros una propuesta». «No me parece bien que se eternicen situaciones que corresponden a los errores del pasado», se ha reafirmado.

Desde hace un par de meses, el Gobierno de Pedro Sánchez, con la presión interna de sus socios de coalición, han venido allanando el camino de la concesión de los indultos a los políticos independentistas, que cumplen una condena por sedición, y han empezado a construir el relato para allanar este escenario ante la crítica feroz de la oposición. «El derecho de gracia es un derecho que tienen todos los hombres y mujeres de este país si están cumpliendo una condena en firme. A partir de ahí, está absolutamente normado y se puede decidir en función de lo que emiten los informes o al contrario», llegó a aseverar la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, adelantando la posibilidad de que el Gobierno no siga las instrucciones de la Fiscalía si éstas son desfavorables a la amnistía.

Diferencias en el Gobierno de coalición

Iceta ha reivindicado en la entrevista concedida al citado medio que las diferencias dentro del Gobierno de coalición «son normales» y que no le preocupan «siempre y cuando no afecten a la obra» del Ejecutivo. «A mi siempre me han dado mucho miedo las unanimidades, no la discusión», defendía.

Sobre las declaraciones de Pablo Iglesias criticando la calidad democrática de España, por la presencia, entre otras cuestiones, de «presos políticos», el ministro de Política Territorial ha enmendado esa idea y ha aseverado que la auténtica «anormalidad democrática» sería que en España «no hubiese separación de poderes». «Creo que él se refiere a la idea de que hubiera sido mejor resolver el conflicto de manera política», afirmaba.

Por otra parte, el político catalán ha condenado las movilizaciones violentas en Cataluña y ha defendido que el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél no responde a una cuestión de libertad de expresión, sino que «se le han acumulado otras sentencias por amenazas y agresiones». En todo caso, ha reafirmado la intención del Gobierno de «modificar el Código Penal» y «proteger mejor la libertad de expresión».

Comentar ()