Miquel Iceta, (Barcelona, 1960) se prepara para las elecciones catalanas consciente de que serán, de nuevo, unos comicios excepcionales marcados por la pandemia del Covid y explorando alianzas con los nuevos partidos surgidos de los restos de CiU, tras la oferta de Units a reeditar la alianza de 2017. Mientras, capea las informaciones que señalan su sustitución por Salvador Illa al frente de la candidatura, que descarta. Atribuye esos rumores a la buena gestión del ministro de Sanidad y defiende que los presupuestos presentados por Pedro Sánchez «son justos» para Cataluña. Por eso asegura esperar, con un punto de ironía, «el apoyo de ERC, de Cs, del PDeCat, y la abstención del PP». Mientras, sigue defendiendo los indultos y resta importancia al «lo volveremos a hacer» de los independentistas.

Pregunta.- ¿Las elecciones catalanas serán la primera prueba de la gestión del Gobierno Sánchez sobre la pandemia?

Respuesta.- Creo que no. No me importaría porque creo que el Gobierno, y particularmente Salvador Illa, han acertado el tono y las prioridades, han hecho las cosas razonablemente bien en una situación endiablada. Pero las elecciones al Parlament siempre han tenido una dimensión muy singular. Serán sobre el futuro de Cataluña, si pretendemos seguir por el camino que nos ha traído hasta aquí o iniciamos otro camino.

P.- ¿El Gobierno se ha puesto de perfil con el último decreto de alarma, dejando toda la responsabilidad a las CCAA?

R.- No. Se ha puesto en lo que es nuestro sistema político-constitucional. Quienes tienen las competencias en sanidad son las comunidades. El Gobierno tiene que buscar la máxima eficacia y el máximo respeto a nuestro sistema político. Lo que ha hecho es sentar las directrices generales pero la aplicación depende de las comunidades. Estamos intentando buscar lo mejor de dos mundos, unos criterios generales y una aplicación concreta, y a ser posible la fijación de los criterios generales se hace de acuerdo con las comunidades. Esto es el federalismo.

P.- ¿Ha habido deslealtades en la aplicación de estas medidas?

Quien ha sido más leal ha sido el Gobierno. Los ciudadanos nos piden más esfuerzos por el acuerdo

R.- Quien ha sido más leal ha sido el Gobierno. Los ciudadanos nos piden más esfuerzos por el acuerdo que por el desacuerdo, por asumir responsabilidades que por derivarlas. Hay gobiernos que no han estado acertados, el de Madrid no está acertado, cuando la Generalitat intentó explicar que en una Cataluña independiente la incidencia del virus sería menor se equivocó. Pero me interesa más la necesidad de trabajar juntos. Todos los gobiernos hacen cuanto está en su mano en un combate difícil porque no conocemos el virus.

P.- ¿Cómo valora los incidentes violentos vividos en Barcelona y otras ciudades, temen un estallido social sostenido por las derivadas económicas y sociales de la pandemia?

R.- Es evidente que la duración de la pandemia y sus terribles efectos provocan cansancio, desánimo y crispación. Hay que defender el derecho a discrepar pero con la misma rotundidad se debe rechazar cualquier atisbo de violencia o disturbios, sean quienes sean sus autores.

P.- Los Presupuestos miman a Cataluña, ¿están satisfechos?

R.- Son unos buenos presupuestos para España y desde luego lo son también para Cataluña. Pedimos que no nos toque menos de lo que representamos en porcentaje de población o aportación al PIB común y en este caso se cumple, creemos que son justos. A España no le irá bien se a Cataluña le va mal y a la inversa, en esto soy tributario de Pasqual Maragall, lo que es bueno para Barcelona es bueno para Cataluña, y lo bueno para Cataluña es bueno para España, de ida y vuelta, y más en estos momentos de pandemia.

P.- ¿Cree que esta vez sí conseguirán el apoyo de ERC?

R.- Yo confío en el apoyo de ERC y en el de Cs. Confío en que mucha gente tenga la percepción de que los ciudadanos lo que quieren es unidad y resolver problemas. ¿Quien gana en estos momentos con no tener presupuestos? En España no hay una alternativa política, por lo tanto los presupuestos de este año, con los fondos europeos, son la gran oportunidad para que todo el mundo demuestre que piensa más en el conjunto que en el interés particular. Espero el apoyo de ERC, de Cs y del PDeCat y si me apura la abstención del PP, como en el estado de alarma. En España empezamos a generar una cierta leyenda negra de que no somos un país de pactos y no me gusta. Los pactos son necesarios y en momentos como el que estamos viviendo, imprescindibles.

P .- Cataluña irá a elecciones en principio el 14 de febrero. Según las encuestas, el PSC sube pero no consigue capitalizar la caída de Cs ni romper la mayoría independentista.

R.- Cs se han convertido en unos grandes donantes: dan votos al PP, a Vox, a la abstención y al PSC, es un capital electoral muy repartido. Nosotros no vamos a las elecciones a canibalizar a nadie, vamos haciendo una oferta política esperando que tenga el máximo de apoyos posibles.

Cs se han convertido en unos grandes donantes: dan votos al PP, a Vox, a la abstención y al PSC, es un capital electoral muy repartido

El independentismo está demostrando una resistencia importante. Pero las encuestas te explican el momento pero no lo que pasará. No nos dicen cuál será el nivel de participación ni si habrá diferente grado de participación entre unos sectores y otros. Y tienen gran dificultad para mostrar cuál será el impacto de las nuevas fuerzas procedentes del independentismo que se están formulando. Para nosotros la evolución es muy positiva, pero efectivamente nuestro objetivo es hacer posible una nueva mayoría. Seguiremos trabajando para seguir creciendo.

P.- En 2017 Cs consiguió capitalizar el voto del miedo al independentismo entre catalanes que normalmente no votaban en las autonómicas ¿por qué el PSC no es capaz ahora de retener esos votos?

R.- La gente vota por ilusión, por enfado o por miedo, y efectivamente las elecciones de 2017 para mucha gente fueron más mezcla de enfado y miedo que no de ilusión. Cs supo conectar mejor con esos sentimientos, pero hoy no tienen la misma intensidad, la independencia no es un riesgo inminente. Es importante ofrecer una alternativa. También es cierto que el clima del año que viene no estará tan dominado por el miedo a la independencia como por el miedo económico y social a las consecuencias de la pandemia. Tampoco es un escenario que vaya a promover la participación.

P.- ¿Cataluña ya ha perdido tanda? Usted ha dicho que ha sido superada por Madrid y está a punto de serlo por Valencia.

R.- No lo digo yo, lo dicen las estadísticas, en Cataluña se han perdido muchas oportunidades. Los electores tienen que elegir y en esto el independentismo es muy sincero, nos dicen siempre que si vuelven a sumar volverán a gobernar juntos a pesar de que se detestan. Nosotros nos ofrecemos a intentar otro camino.

P.- ¿Ese camino lo harán con PP y Cs o con ERC y los Comunes?

R.- Con los que nos pongamos de acuerdo en lo que hay que hacer. En la política española hay una obsesión por decir con quién sí y con quién no. Por qué no obsesionarnos en hacer qué. Hemos tenido un Govern que ha elegido una prioridad que nos divide, por qué no optar por un gobierno que reúna. Todos estamos de acuerdo en que hay que luchar contra la pandemia, reactivar la economía, reconstruir la cohesión social, tenemos que reencontrar un terreno de concordia entre los catalanes. ¿Con quienes? Con quien podamos ponernos de acuerdo en un programa nucleado en estas prioridades.

Quien piense que en los próximos cuatro años toca referéndum de independencia con nosotros no va a poder contar

Veo muy difícil que ERC de repente diga que en los próximos años la cuestión prioritaria no es el referéndum y nosotros ya hemos dicho que alguien que piense que en los próximos cuatro años toca referéndum de independencia con nosotros no va a poder contar. Es muy respetable que alguien quiera la independencia pero con ese objetivo no puede contar conmigo.

P.- ¿Esa reconstrucción de la cohesión social pasa por los indultos y la reforma del Código Penal?

R.- Lo que va a ser necesario es cerrar heridas. Cómo lo hagamos dependerá del acuerdo que entre todos podamos establecer. Nunca he confundido justicia con venganza. Pienso que se cometieron delitos y que en una democracia ir contra la Constitución y contra la integridad del Estado es un delito y merece una sanción, otra cosa es si el Estado, que ya ha demostrado que es capaz de mantener el imperio de la ley, ahora es capaz de ofrecer soluciones para superar una situación que no ha traído nada bueno para nadie.

P.- ¿A pesar de que digan que lo volverán a hacer?

R.- Si los independentistas votan una reforma que indica que hay un delito si uno va contra la Constitución o las decisiones del Tribunal Constitucional, de alguna manera está reconociendo que hay cosas que no se pueden hacer. Dicen que lo volverán a hacer, pero cuando preguntas exactamente qué, ahí empiezan a navegar. Creo que la vía unilateral e ilegal está descartada porque la historia ha demostrado que no consigue el objetivo y además tiene unos costes enormes para todos; para empezar para los que la pusieron en marcha. Cuando dicen lo volveremos a hacer están diciendo no dejamos de ser independentistas, más qué vamos a volver a cometer los mismos delitos. Si es esto último, acabarán exactamente igual.  

La vía unilateral e ilegal está descartada, cuando dicen lo volveremos a hacer están diciendo no dejan de ser independentistas

P.- Units ya ha dicho que quiere repetir alianza con el PSC y tienen conversaciones con Lliures y la Lliga ¿van a acabar integrando a la ex CiU?

R.- El PSC hablará con todo el mundo para reunir al máximo de personas que quieran el cambio en Cataluña. Hemos tenido una experiencia buena de colaboración con Units en el Parlament y en estos momentos en que hay tanta división en el espacio independentista que en espacio no independentista haya colaboración es una buena noticia. Pero nosotros vamos a ir con una siglas, un programa y un candidato socialista.

P.- ¿Por qué sí con este espacio y no con Cs?

R.- Sencillamente, porque Cs dice que no es catalanista. En política hay que buscar coherencia. Cs tiene un programa que no es el nuestro, nosotros somos los de la reforma constitucional, la reforma estatutaria, la convivencia lingüística. Defendemos cosas que Cs no comparte y eso impide que nos presentemos juntos. Hay sumas que no suman, en Euskadi no sumó. Cs está explorando la posibilidad de acuerdo con el PP, hay más puntos de contacto entre Cs y PP que con el PSC. Pero intentamos mantener la relación con todos, también con los independentistas, en el momento en que no seamos capaces de hablar unos con otros habremos perdido la batalla por la convivencia y por una Cataluña en la que quepamos todos.

P.- El PSC ha sido especial objetivo de las críticas de los independentistas, usted sobre todo.

R.- Yo el que más, a mi me han vetado, no me han dejado ni ser senador. Habría que preguntarles a ellos por qué el principal adversario del independentismo es el PSC y no Cs. Tienden a pensar que si no fuera por el PSC Cataluña ya sería independiente, que hemos sido el obstáculo. Lo piensan porque somos un partido catalanista.

P.- Según Torra, el principal obstáculo son los Mossos.

R.- Torra hizo una reflexión en la que hay que profundizar. Dijo que el principal obstáculo para la independencia es la autonomía. Si la autonomía es un obstáculo para la independencia, mientras haya autonomía mejor que no la gestionen los independentistas, ¿Cómo van a gestionarla bien? Yo soy de los que quiere mejor autogobierno, mejor financiación, mejor Cataluña en una mejor España. Probablemente por eso nos consideran más adversarios.

Si el independentismo no quiere gobernar la autonomía para qué se presenta a las elecciones

Si el independentismo no quiere gobernar la autonomía para qué se presenta a las elecciones. Cómo puede decir un presidente de la Generalitat que el problema son los mossos y los funcionarios. El independentismo, que dice querer un estado propio, lo demuestra poco; un estado quiere policía, funcionarios, leyes que se cumplan, obedecidas en primer lugar por los responsables políticos. Algunas de las cosas que hacen los independentistas van en la dirección opuesta.

P.- ¿La operación Volhov nos demuestra que la revolución era para que todo siguiera igual en términos de corrupción política de CDC y se incorporará ERC?

R.- Evito pronunciarme sobre procedimientos en curso, pero no confundiría las ensoñaciones de una persona concreta con la realidad. Puigdemont ha reconocido hace poco que no tenían ninguna esperanza de obtener ningún reconocimiento internacional.

P.- Hay personajes histriónicos como Victor Terradellas, poco creíbles, pero después están personas como David Madí y Xavier Vendrell y su enorme influencia en la administración catalana.

R.- Soy muy partidario de la presunción de inocencia y de no hablar de operaciones en curso. Pero sin duda, en el nacionalismo siempre ha habido una tentación de considerar el país como la propia finca. Tenemos que aprender que el hecho de que nuestro partido esté en el gobierno no nos da derechos sobre terceros, o a hacer más o menos negocios. Hay que respetar la autonomía del poder judicial, la presunción de inocencia, y esperar que no se tarde mucho en aclarar las cosas en un sentido u otro.

P.- ¿Cree que la justicia se ha excedido en su celo en la persecución de los responsables del proceso independentista?

R.- No le podemos decir a la justicia que tiene exceso de celo, la justicia está para perseguir el delito, si hay delito debe ser perseguido. Cuando hablamos de la judicialización lo que lamento es que no hayamos sido capaces desde la política de encontrar soluciones, si lo hubiéramos hecho quizá estos procedimientos no hubieran tenido lugar porque no se habrían cometido delitos. Desde la política se ha hecho dejación, a la justicia le acabamos pidiendo cosas que no le corresponden.

No podemos asistir a los juicios y las sentencias como un partido de fútbol, si gana mi equipo aplaudo y si pierde me pongo a pitar al árbitro

Sensu contrario, cuando los independentistas hablan de una causa general contra el independentismo no me salen las cuentas. No se juzgan ideas, sino unos hechos que son constitutivos de delito. Luego resulta que la Audiencia Nacional va y absuelve al mayor Trapero ¿Qué pasa, la Audiencia no es poder judicial, se ha escapado de ese poder del Estado que golpea sin piedad al independentismo? En democracia debe haber separación de poderes, independencia del poder judicial y respeto a sus decisiones. Si se equivoca tenemos todo un sistema de recursos, pero no puede ser que asistamos a los juicios y las sentencias como un partido de fútbol, si gana mi equipo aplaudo y si pierde me pongo a pitar al árbitro. Si no queremos que algo llegue a juicio lo mejor es no cometer un delito.

P.- Se ha especulado mucho con la posibilidad de que sea Salvador Illa y no usted el candidato a la Generalitat.

R.- A mi no me consta y si hubiera algo lo sabría. Salvador está haciendo un trabajo magnífico en un momento especialmente difícil y lo que tiene sentido es que siga desarrollándolo. Para el PSC tener una presencia cualificada en el Gobierno es importantísimo, por eso no se ha planteado. Cuando se plantean estas cosas lo que hay detrás es un reconocimiento a la labor de Illa que comparto totalmente, estamos muy orgullosos y muy a su lado en un momento complicado.