España

Sánchez reúne a Calvo, Calviño y Maroto para cerrar el plan de los 11.000 millones

Podemos no ha sido el escollo porque esta cuestión "no está en el pacto de Gobierno"

María Jesús Montero y Nadia Calviño charlan en el Congreso en una imagen de archivo EFE

Cumbre en Moncloa. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reunió ayer a las vicepresidentas Carmen Calvo y Nadia Calviño y a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para terminar de avanzar en el real decreto de los 11.000 millones de ayudas destinados a los sectores económicos más afectados por la crisis pandémica. Previsto en un principio para la reunión del Consejo de Ministros de este martes, la falta de acuerdo sobre los mecanismos para implementar dichas ayudas ha obligado a convocar una cita extraordinaria este viernes.

Desde el sector socialista del Gobierno insistían en la ausencia de conflicto interno, tanto con los socios, eso es, Unidas Podemos, como del resto de los ministros. Aseguran que la cifra de las ayudas directas ya está cerrada, muy probablemente de 5.000 millones, y que todo depende de los criterios respecto a «cómo repartir el dinero, quién tiene derecho, cómo se canaliza, a quién se paga…» según ha comentado Calvo en una charla informal con periodistas en el Congreso.

Explica Calvo que se trata de un decreto-ley «muy delicado, con muchísimas variables y cruces». No sólo afecta a Economía y a Hacienda, sino también a Justicia por todo lo que tiene que ver con la legislación concursal, pero el viernes estará lista para su paso por el Consejo de Ministros.

Podemos no ha sido el escollo porque esta cuestión «no está en el pacto de Gobierno»

Desde Unidas Podemos explican que ellos nunca han sido el escollo. Bien es cierto que reclamaron que de esos 11.000 millones, 8.000 se destinaran a ayudas directas, pero no van a hacer sangre. Arguyen que Podemos «no puede montar el lío porque eso no está en el pacto de Gobierno» que rubricaron tras las elecciones del 10-N.

Esta vez las discrepancias han sido mucho más transversales, empezando por Moncloa, que presionó durante todo el lunes para tener el decreto ya este martes y otros ministros del sector socialista, más alejados de la ortodoxia económica que representan Calviño y Calvo, partidarios de ayudas directas que sean capaces de sostener a aquellas empresas asfixiadas por la crisis pero con posibilidades de salir adelante,

Comentar ()