La moción de censura en Murcia contra Fernando López Miras no saldrá adelante. El mismo presidente regional, en una comparecencia conjunta con la vicepresidenta y diputada de Ciudadanos, Isabel Franco, ha confirmado el pacto con los tres díscolos de la formación liberal en Murcia, que frena definitivamente la intención de Inés Arrimadas y de Moncloa de desalojar al dirigente popular del Palacio de San Esteban. Franco y otros dos diputados regionales de la formación liberal -Valle Miguélez y Francisco Álvarez- votarán en contra de la moción de censura y se levantan de este modo contra la dirección del partido.

«No me eligieron para entregar el Gobierno de Murcia a Pedro Sánchez ni para traicionar a murcianos y murcianas por ambiciones personales», justificaba Isabel Franco, desmarcándose por completo de Inés Arrimadas. En respuesta, desde el núcleo duro de Ciudadanos ha comenzado a difundirse el mensaje de que el PP y el mismo Casado «han comprado» las voluntades de los tres críticos naranjas. Recuerdan, además, que los que hoy reniegan de la estrategia de la dirección firmaron el martes por la noche la moción de censura que llevó personalmente el vicesecretario general de Ciudadanos, Carlos Cuadrado, a Murcia, y que quedó registrada en la Asamblea el miércoles por la mañana.

Ese mismo día, PSOE y Ciudadanos anunciaron un pacto para desalojar a Fernando López Miras de la presidencia de la Región de Murcia, que en principio salía adelante gracias a los 17 votos de los socialistas y los seis de los liberales para alcanzar la mayoría absoluta de 23 escaños. El acuerdo contaba además con los dos votos auxiliares de Podemos, por lo que la única posibilidad para el PP era lograr convencer a la mitad del grupo parlamentario de Ciudadanos para que no rompiese el acuerdo de Gobierno. Y eso ha hecho.

Al equipo de Fernando López Miras en la Región de Murcia se unen desde hoy mismo Valle Miguélez -nueva consejera de Empresa- y Francisco Álvarez -nuevo consejero de Empleo-. Ana Martínez Vidal, la candidata que habían acordado PSOE y Cs para sustituir al presidente popular, queda directamente fuera del ejecutivo regional.