ERC, JxCat, PDeCat y la CUP han exhibido hoy unidad en el único punto en el que hay coincidencia absoluta del independentismo catalán, la ley de amnistía impulsada desde Òmnium Cultural para amparar a todos los procesados desde 2017 por causas asociadas al 1-O o las protestas derivadas de su fracaso. «Son ya más de 3.000 represaliados por el estado» no dejan de repetir desde los tres partidos independentistas para defender su propuesta, considerando insuficiente la oferta de indultos y una reforma del delito de sedición en el Código Penal, como ofrece Podemos.

Las tres formaciones han registrado este martes la proposición de ley de amnistía junto a los representantes de Amnistia i Llibertat y Òmnium Cultural. Un texto con el que aspiran a contar con el apoyo de Podemos, aunque los morados no se han definido. La portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha reclamado además que el PSOE se sume a los apoyos al texto para «no volver a votar con Vox, PP y Cs» como sucedió en el Parlamento europeo con el suplicatorio de Carles Puigdemont.

Borrar los delitos

La ley de amnistía propuesta por los independentistas significa anular tanto las condenas ya dictadas como todos los procesos judiciales iniciados contra los responsables del referéndum ilegal del 1-O. También contra los activistas que durante los últimos tres años han participado en incidentes violentos derivados de las protestas secesionistas, dese la invasión de estaciones de AVE a los violentos incidentes de octubre de 2019.

Las peticiones de indulto que debe debatir el Gobierno en favor de los nueve condenados a penas de cárcel por el 1-O solo ampararían a los ex miembros del Govern, y podrían ser parciales. Es decir, suspender las penas de prisión pero no la inhabilitación para cargo público. La reforma del delito de sedición podría amparar también a los condenados, permitiendo su salida de prisión, pero no anularía en ningún caso las condenas.

Monste Bassa (ERC), Míriam Nogueras (JxCat), Ferran Bel (PdeCat) y Mirehia Vehí (CUP) han defendido este martes al Gobierno y a los socios del Ejecutivo que aprueben el texto como forma de «devolver el conflicto político exclusivamente al terreno político» y de «demostrar verdaderamente que cree en una solución democrática».

Hacer política «desde el exilio»

No se puede hacer política desde el «exilio», la «represión», la persecución y la cárcel, denuncian, y creen que los partidos pueden afirmar apoyando la amnistía «que la vía de la represión ha sido un error de una democracia plena y consolidada», en palabras de Nogueras.

Bassa, hermana de la ex consellera de Bienestar Dolors Bassa, condenada a nueve años de prisión, ha incidido en que esta ley significa «borrón y cuenta nueva en toda la persecución» de la causa independentista y hacia las personas que querían un referéndum democrático. La diputada ha señalado que las condenas contra los líderes del 1-O como una «desproporción represiva que es una salvajada».

Desde el PdeCat, Bel ha reclamado “reflexión” y que quienes no estén dispuestos a apoyar la normativa sean “honestos” y desde la tribuna expliquen su “propuesta alternativa para Cataluña”.

La pelota la tiene el PSOE

«La pelota la tiene el PSOE», ha apuntado por su parte la portavoz de la CUP, que ha defendido que la pregunta no debe ser qué apoyos tiene la ley de amnistía sino cuál es la propuesta alternativa, pues la suya es la única «sobre la mesa».

Sin embargo, el ministro y secretario de Organización, José Luis Ábalos, ya descartó el lunes avalar la propuesta independentista. Un rechazo que este martes ha reiterado la portavoz en el Congreso, Adriana Lastra: «Entendemos que una amnistía no tiene cabida en nuestra Constitución y por tanto votaremos en contra».

Su socio de Gobierno, Unidas Podemos, no ha decidido todavía su posición, que se moverá entre la abstención y el voto a favor, según ha señalado la diputada de En Comú Podem Aina Vidal, que cree el espíritu del texto presentado por el independentismo «va en la línea de desbloquear la situación en Cataluña y en España». El PNV y Compromís sí se han mostrado favorables a la iniciativa del independentismo.

Crisis política en Madrid

Los partidos independentistas admiten además que «todo altera todo», en referencia a las elecciones de Madrid, pero que pese a la «altísima convulsión política» esperan que no se altere la búsqueda de una solución política en Cataluña mediante una ley que no se debatirá antes del 4 de mayo, fecha de los comicios madrileños.

Pese a que los socialistas ya habían expresado su rechazo a la iniciativa, el líder del PP, Pablo Casado, ha reclamado a través de Twitter que Sánchez rechazase «hoy mismo» el texto porque, a su juicio, “la amnistía no es posible en una democracia como España”.

Además, ha acusado a Sánchez de haber reforzado el «separatismo» con «la sucia campaña contra el PP para aupar a (Salvador) Illa» y le ha reclamado que tipifique como delito el referéndum ilegal, «como prometió en campaña».