La comisión de investigación en el Congreso de los Diputados sobre el operativo policial Kitchen que se puso en marcha durante el Gobierno de Mariano Rajoy supuestamente para recuperar documentación comprometedora para altos cargos del Partido Popular -según se investiga aún en la Audiencia Nacional- en manos de su ex tesorero Luis Bárcenas y evitar que ésta llegara al juez del caso Gürtel dio pocos frutos en la primera sesión de este miércoles.

Dio pocos frutos teniendo en cuenta que el objeto de la comisión impulsada por PSOE y Podemos es despejar «la utilización ilegal de efectivos, medios y recursos del Ministerio del Interior con finalidad de favorecer los intereses del Partido Popular y anular pruebas inculpatorias para el partido en casos de corrupción». Bárcenas, que inauguró las comparecencias, reparó en que no puede declarar sobre hechos que están en fase de instrucción e igual lo hizo el segundo citado Miguel Ángel Bayo, funcionario policial que proporcionó los fondos reservados con los que se pagó a confidentes en el operativo policial de espionaje al extesorero popular y su familia.

Entre los interrogatorios de los diputados, el de la portavoz de Vox Macarena Olona sorprendió, incluso a los portavoces del resto de partidos, por su aspereza contra Bárcenas. Mientras se esperaba que la intervención del representante Luis Santamaría del Partido Popular, por alusiones, fuera la más agresiva, éste no planteó ninguna pregunta al compareciente.

Contradicción sobre el pacto con el PP

Fue Olona quien destacó la «contradicción» en la que incurrió Bárcenas durante su comparecencia sobre el supuesto pacto con el PP para que su mujer, Rosalía Iglesias, no entrara en prisión por la sentencia de Gürtel. Mientras en el escrito dirigido a la Fiscalía Anticorrupción en febrero ofreciéndose a colaborar en la investigación sobre la financiación irregular del PP afirmó que durante un tiempo su disposición no fue facilitadora hacia la Justicia porque «se me hizo creer inocentemente por parte del PP que Rosa no entraría en prisión por las gestiones que ya se habían iniciado», este miércoles, a preguntas del portavoz del PSOE, Felipe Sicilia, Bárcenas negó cualquier pacto con el partido en este sentido. «En ningún momento ni por mi parte ni por ningún representante mío se ha hecho mención a mi mujer porque siempre entendimos que no estaba en situación de riesgo», dijo.

La secretaria general de Vox le reprochó: «Usted ha mentido abiertamente. O bien miente en el escrito o a preguntas del PSOE. ¿Cuál es la versión que se corresponde con la realidad? ¿Tiene algo que ver ese cambio de versión con el hecho de haberle concedido la Audiencia Nacional un permiso de 12 días para salir de prisión que acabamos de conocer?».

Después de considerar que el escrito presentado por Bárcenas ante Anticorrupción «no cabe la menor duda de que contiene una amenaza al PP», la diputada también acorraló al ex tesorero: «¿Por qué no denunció el allanamiento del estudio de su mujer cuando se produjo? ¿Ha coordinado la declaración con el resto de imputados? Me sorprende que haya afirmado categóricamente que el chófer va a adoptar la misma actitud que usted de no declarar».

Bárcenas contestó: «Es de sentido común que si no tengo conocimiento hasta el levantamiento del secreto del sumario es difícil poner una denuncia. No conozco al resto de imputados y es difícil hacerlo desde aquí [desde la prisión madrileña de Soto del Real donde declaraba por videoconferencia]».

«Lo que está diciendo es una auténtica idiotez»

La tensión entre ambos continuó hasta el punto de contestar el extesorero a la abogada del Estado de profesión Olona «lo que está diciendo usted es una auténtica idiotez». Esto, tras preguntarle si lo que se buscaba en Kitchen eran pistas de si «los casi 50 millones que se encuentran en Suiza en cuentas tras las que usted está son fondos que habría obtenido de la caja B del PP». Bárcenas se encendió en este punto: «Eso está perfectamente declarado en Gürtel Época I. Son fondos que provienen de mis actividades de carácter comercial». Bárcenas también negó que el exsecretario general del Partido Popular, Javier Arenas, fuera titular oculto de dichas cuentas en Suiza con 47 millones de euros, un dato que el comisario José Manuel Villarejo habría trasladado a los representantes de Vox en prisión, como afirmó Olona.

Tan llamativo fue el papel de azote contra Bárcenas que adoptó la diputada que el portavoz de Ciudadanos en la comisión y también abogado del Estado, Edmundo Bal, preguntó a Bárcenas: «¿Hay alguien de Vox que pueda estar perjudicado por sus papeles?». «Si se refiere usted al padre del señor Abascal [Santiago Abascal, líder de Vox], en absoluto. Me ha sorprendido el interés de la representante de Vox por desacreditar mi testimonio», contestó Bárcenas.

Alfredo Prada evitó el ‘paseíllo’ a su esposa

Antes del áspero interrogatorio de Olona, Bárcenas sostuvo a preguntas del diputado del PSOE Sicilia que él mismo grabó al expresidente del Gobierno y del PP Mariano Rajoy en la reunión en la que, según él, éste destruyó pruebas de la caja B del partido, concretamente las dos últimas hojas de la contabilidad paralela del extesorero. También sostuvo que el exconsejero madrileño de Justicia Alfredo Prada intercedió por él para que su esposa, Rosalía Iglesias, entrara a declarar como investigada en la Audiencia Nacional en un vehículo de la Policía en lugar de a pie, evitando el ‘paseíllo’ ante los medios de comunicación, como así ocurrió.

Bárcenas dice que el chófer no tenía una nómina porque cobraba la prestación de desempleo cuando trabajaba para él

Ese fue uno de los datos novedosos de la comparecencia de Bárcenas, junto con el de que él mismo eligió contratar al chófer Sergio Ríos después de hacer una «pequeña selección». Éste no tenía una nómina cuando trabajaba para él, afirmó Bárcenas a preguntas del diputado del PNV Mikel Legarda, sino que le pagaba su sueldo sin registrarlo porque «cobraba la prestación de desempleo a la vez. Cobraba por partida triple», afirmó con cierta ironía el extesorero popular sobre la persona de su confianza que acabó proporcionando información a los miembros del operativo «parapolicial» investigado en la Audiencia Nacional a cambio de 2.000 euros al mes con cargo a los fondos reservados del Estado.

«Esto no tiene nada que ver con Kitchen»

El resto de diputados trataron de que Bárcenas aportara información que actualmente investiga el juez Santiago Pedraz de la Audiencia Nacional, como si empresarios hicieron donaciones al PP para recibir adjudicaciones posteriormente. «Esto no tiene nada que ver con Kitchen» o «aquí se investiga la Kitchen«, contestó Bárcenas en distintas ocasiones.

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, trató de sacarle información apelando a sus sentimientos y a su sed de venganza: «Le propongo un trato, que nos utilicemos. Estoy convencido de que usted quiere que se nos escuche, que su verdad sea utilizada». «¿Está usted en la cárcel por Rajoy, por Cospedal [la exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal], por Fernández Díaz [el exministro de Interior investigado Jorge Fernández Díaz] o por los tres?». «No, en absoluto. Estoy en la cárcel porque he incurrido en una serie de delitos fiscales, como he reconocido», zanjó Bárcenas.