España | País Vasco

Euskadi permite sortear el cierre perimetral con una reserva de hotel previa

El País Vasco aplicará desde el lunes el cierre de localidades con más de 400 casos por 100.000 habitantes. Sólo con reservas vacacionales anteriores a este viernes se podrá viajar a otra localidad vasca: "Que disfruten pero con prudencia", les recomienda Urkullu.

El País Vasco permitirá saltarse el cierre perimetral en los municipios con más casos de covid, y siempre para viajar a otro municipio vasco, a quienes cuenten con reservas hoteleras hechas antes de este viernes. El refuerzo de medidas anunciado esta tarde por el lehendakari Iñigo Urkullu, tras reunirse con su comité asesor, ha determinado que en las localidades con más de 400 casos por cada 100.000 habitantes se procederá a limitar la movilidad únicamente a pueblo colindantes a partir de este lunes. La única excepción acordada se aplicará a quienes acrediten contar con una reserva hotelera realizada con antelación al día de hoy y para el disfrute durante esta próxima Semana Santa, entre los días 1 al 11 de abril, y siempre dentro de la comunidad autónoma vasca.

Urkullu ha justificado la decisión para «no castigar a nadie», ni al sector hotelero ni a los ciudadanos, si bien ha hecho un llamamiento a que «disfruten de esos días con responsabilidad». Ha añadido que pese a todo la mejor recomendación es «no desplazarse» y que en caso de hacerlo en el lugar de destino, siempre dentro de la comunidad autónoma, también se reduzcan los desplazamientos y las interacciones.

La modificación del decreto en vigor endurece las medidas. Además de establecer el cierre perimetral a partir de una incidencia acumulada de 400 casos, en ese caso también se reducirá la apertura al público de los locales hosteleros. En ese escenario los locales sólo permitirán el consumo en su interior en dos franjas horarias, entre las 06:30 y las 9:30 horas de la mañana y las 13.00 y las 16.30 horas de la tarde. Por el momento Urkullu ha señalado que no se cerrará los interiores de la hostelería aplicando la «recomendación» de hacerlo a partir de incidencias de 150 casos.

Ante la posibilidad anunciada por asociaciones de hostelería vascas de volver a recurrir ante los tribunales para anular estas restricciones, el lehendakari ha afirmado que «están en su derecho». Ha añadido sin embargo que este tipo de decisiones no se adoptan para «castigar a ningún sector» sino para velar «un bien mayor como es la salud pública frente a un mal menor que compensamos con ayudas».

Incidencia de 400 casos

Otra de las restricciones que entrará en vigor desde este próximo lunes será la prohibición de practicar deporte en grupos superiores a 4 personas en espacios cerrados, a excepción de grupos federados o profesionales. Cada lunes el Gobierno vasco emitirá el listado de localidades que tras superar la incidencia fijada deben comenzar a aplicar las nuevas restricciones.

Actualmente la incidencia acumulada en Euskadi es de 250 casos por cada 100.000 habitantes. En siete localidades de más de 5.000 habitantes se superan los 400. Urkullu ha subrayado que la previsión de los expertos es que en los próximos días la curva siga en aumento, en particular por el mayor impacto que está teniendo la variante británica y que en alrededor de dos semanas la propia comunidad autónoma podría alcanzar el nivel que obligue a su confinamiento. Por ello ha insistido en su llamada a la prudencia y a la aplicación de las medidas de prevención para frenar el cambio de tendencia que se observa desde hace días.

El Gobierno vasco apunta que la toma de decisiones en la que se está moviendo está limitada por el marco que fija el Estado de Alarma y las resoluciones de la Justicia, que en unos casos le impiden ser más contundente en las restricciones horarias y de movilidad y en otra de apertura del sector de la hostelería.

El Ejecutivo de Urkullu recuerda que hoy se ha presentado en el Parlamento Vasco una proposición de ley para la gestión de medidas propias en respuesta ante la pandemia. La propuesta legal se propone como una herramienta que amplíe las opciones de actuación del Gobierno para la gestión de situaciones como la actual y con las limitaciones que le impone otro marcos normativos de rango superior. Contempla aspectos como la regulación de emergencias sanitarias, la organización de sistemas públicos de protección, un sistema integral de información de salud, medidas en los cinco niveles de alerta y un régimen sancionador.

Comentar ()