El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha defendido que con la estrategia que está aplicando la Consejería de Sanidad «la hostelería es un lugar seguro», por lo que rechaza seguir la recomendación de la Comisión de Salud Pública de suspender el servicio en el interior de los establecimientos de hostelería con una incidencia acumulada a 14 días superior a 150 casos por cada 100.000 habitantes.

Escudero se ha manifestado en este sentido en declaraciones a los medios durante una visita al nuevo punto de realización de test de antígenos puesto en marcha dentro del ‘Plan SUMAMOS’ para la realización de estas pruebas rápidas para la detección del coronavirus al sector de la hostelería.

El consejero madrileños ha explicado que la estrategia que viene aplicando la Comunidad de Madrid desde hace más de un año consiste en establecer «entornos seguros para que se pueda compatibilizar el control de los contagios y el mantener la actividad y la evolución como sociedad».

«Desde luego, no va a seguir esa recomendación porque todavía estamos esperando por parte del Ministerio de Sanidad que nos diga en base a qué estudios, a qué controles establece por qué la hostelería hay que cerrarla», ha aseverado Escudero.

A este respecto, tras destacar la labor de control y seguimiento «exhaustivo» de la situación de la región por parte la Consejería de Sanidad, ha asegurado que no han detectado que en la hostelería aumenten los contagios.

«Ya la hostelería es un lugar seguro, tiene restringida su actividad de barra, reducidos los aforos, el número de comensales por mesa tanto en el interior como en el exterior de la hostelería y, por lo tanto, yo creo que hay que dejar de estigmatizar a la hostelería, que es un motor económico importante, y que podemos compatibilizar perfectamente el control de la pandemia y hacer de la hostelería un lugar seguro, un lugar donde se pueda desarrollar esa actividad económica», ha agregado.