El vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha pedido este jueves «disculpas» a los cerca de 8.000 ciudadanos que ayer sufrieron las «molestias» de suspender cuatelarmente la vacunación con AstraZeneca, pero ha defendido que acertaron al tomar esa decisión que dan por «corroborada» por el Consejo Interterritorial de Salud.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Igea ha argumentado que la suspensión «debía haberle correspondido» al Gobierno central, como hicieron otros países europeos al conocer que iba a haber un nuevo informe de la Agencia Europea del Medicamento, y ha avisado de que apoyarán al Ministerio de Sanidad en las decisiones que tome, pero no en las que no tome; «alguien tiene que encargarse de velar por los pacientes», ha resumido.