España

Euskadi desconoce la trazabilidad del virus en más de la mitad de sus contagiados

El temor a revelar los contactos y comportamientos mantenidos por los infectados se ha disparado y limita la capacidad de los rastreadores para detener la transmisión del virus. Sólo en el 47,9% de los casos se conoce su origen.

Complejo de vacunación instalado en el Pabellón de La Casilla de Bilbao.

Complejo de vacunación instalado en el Pabellón de La Casilla de Bilbao.

La tendencia se detectó hace semanas y las llamadas a la responsabilidad no parecen haber surtido efecto. En Euskadi más de la mitad de los positivos por covid no se pueden rastrear y se desconoce su origen. La trazabilidad de los contagios sólo es posible reproducirla en un 47,9% de los contagios. El dato preocupa en la consejeria de Salud que hace semanas que detecta cómo en muchos casos los contagiados no facilitan la suficiente información de sus contactos y comportamientos por temor a sanciones o a obligar a sus contatos a guardar periodos de aislamiento, lo que dificulta detener la transmisión del virus.

Este cambio de tendencia en la colaboración de muchos contagiados se ha empeorado en el último mes. El 12 de marzo el porcentaje de trazabilidad de casos alcanzaba el 51%, tres puntos más de lo que lo hace en la actualidad. La consejera de salud, Gotzone Sagardui ya advirtió el pasado 16 de marzo que este tipo de reticencias a facilitar toda la información suponía un riesgo de repuntes de contagios. Señaló que el cansancio por la duración de la pandemia y el temor a obligar a su entorno a tener que pasar periodos de aislamientos preventivos podría estar detrás de este comportamiento, además de la falsa creencia de que los cerca de 700 rastreadores con los que cuenta la sanidad vasca pudieran sancionar el incumplimiento de las medidas de prevención.

En este último mes la situación ha cambiado tanto que si por cada contagio hasta ahora se solían identificar entre 6 y 8 contactos estrechos, y por tanto posibles contagios a controlar, actualmente la medida de contactos identificados ha caído a la mitad por cada caso.

A la cabeza de la ‘cuarta ola’

La situación en el último mes se ha complicado sobremanera en el País Vasco. Actualmente, junto a Navarra y Madrid ocupa los puestos de cabeza en la incidencia de esta cuarta ola de la pandemia. Los datos aportados hoy por las autoridades sanitarias sitúan la incidencia acumulada en 437 casos por cada 100.000 habitantes. En la última semana el virus ha provocado 26 fallecidos y su indice de reproducitivdad está ya en el 1,25.

Sólo ayer se contagiaron en el País Vasco 1.003 personas, lo que representa una tasa de contagio del 8,9%. La situación está dejandose sentir en los hospitales vascos, donde están ingresadas 433 personas, 133 de ellas en la UCI. El Gobierno vasco aseguró ayer que en los próximos días podría adoptar nuevas medidas de restricción si la tendencia de contagios continúa ascendiendo a un ritmo tam elevado.

La situación es especialmente preocupante entre la población más joven. La incidencia acumulada entre los adolescentes de entre 17 y 18 años supera ya los 907 casos por cada 100.000 habitantes y roza los 600 casos entre los menores de entre 13 y 16 años.

Un escenario que ha llevado a decretar el cierre perimetral de medio centenar de localidades desde este martes, entre ellas Vitoria y Bilbao, además de las provincias de Alava y Gipuzkoa. Los datos conocidos hoy de San Sebastián, con una incidencia acumulada de 383 casos, le sitúan cerca de alcanzar los 400 casos a partir del cual se decreta el cierre perimetral y la limitacion de la actividad en la hostelería y la práctica deportiva en espacios cerrados.

Comentar ()