Pedro Sánchez se ha empleado a fondo para dar réplica a la fuerte andanada que ha recibido de los líderes de PP de Vox, Pablo Casado y Santiago Abascal respectivamente, hasta el punto de que ha llegado a acusar al segundo de «llamar al Ejército a dar un golpe de Estado».

En su primera respuesta a los portavoces de la oposición durante el debate parlamentario de presentación del Plan de Recuperación, se ha dirigido a Abascal para acusarle de «llamar a tomar tomar las calles o al Ejército a dar un golpe de Estado». Y respecto a los acontecimientos en torno al mitin que intentó dar esta formación en Vallecas, ha defendido el jefe del Ejecutivo que la diferencia «es que nosotros condenamos todo tipo de violencia y usted no condena la violencia contra las mujeres, los inmigrantes y el colectivo LGTBi.

Asimismo le ha reprochado que califique a este Gobierno de «criminal y mortífero» para pasar a preguntarse si en algún momento «usted nos va a pedir perdón a nosotros». Cree Sánchez que la sociedad «va a vencer a su furia y a su odio» y recordado que Vox fue la primera en pedir el estado de alarma y la primera, también, para que se quitara, en definitiva, «no saben donde tienen la mano derecha».

Críticas a Casado: «Le veo inquieto, gritando mucho»

Casado tampoco se ha ido de rositas en la réplica presidencial. Ha dicho verle «inquieto, gritando mucho. No grite tanto. Le veo impaciente por entrar en la campaña de Madrid, será que no le dejan», ha ironizado. Mientras Abascal fue a Vallecas «a montar bronca -ha agregado Sánchez- usted viene a montarla aquí y trata al Parlamento como una barra de bar».

Tras reprocharle que «no se sabe lo que opina del estado de alarma», le ha afeado de «jalear manifestaciones en Núñez de Balboa con sus socios mientras nosotros trabajábamos para luchar contra el contagio» y concluido que «es patriota de sí mismo con las ideas de Vox». Los españoles «son conscientes de que se pueden superar los problemas sin la colaboración del PP».