Cataluña | España

Más de tres horas para desbloquear el Govern desde la prisión de Lledoners

Pere Aragonés a su llegada a la prisión de Lledoners

Pere Aragonés a su llegada a la prisión de Lledoners para reunirse con Jordi Sánchez EFE/Susana Sáez

Más de tres horas han permanecido las cúpulas de ERC y JxCat en la prisión de Lledoners (Barcelona), con el objetivo de desbloquear el pacto de coalición para el nuevo gobierno catalán. A cuatro días de la fecha límite fijada por Pere Aragonés, el 1 de mayo, republicanos y puigdemontistas habrían desencallado la negociación abordando la estructura de gobierno, según han confirmado los partidos.

Lo único que han confirmado los participantes en el encuentro, a la salida, es que «la reunión ha sido satisfactoria». Ha sido minutos antes de las 21.00 horas, hora límite para abandonar la prisión.

Aragonés, aspirante a la presidencia de la Generalitat, ha participado por primera vez en las reuniones de negociación entre los dos grandes partidos independentistas. Quería ser él quien presentara la propuesta de nueva estructura de Govern, y quería hacerlo en un encuentro presencial con Jordi Sánchez, secretario general de JxCat.

El candidato ha encabezado la delegación republicana, junto al presidente del partido, Oriol Junqueras, también recluido en prisión, y el diputado Josep Maria Jové. Por Junts, acompañaban a Sánchez la número tres del partido, Elsa Artadi, y Josep Rius, ex secretario general del Govern con Carles Puigdemont.

Sobre la mesa, la estructura del nuevo ejecutivo, que Aragonés quiere paritario y con tres nuevas consejerías, de Feminismos, de Investigación, Universidades y Digitalización, y de Transición Ecológica.

Gestión de fondos europeos

Aunque el principal escollo es la gestión de los fondos europeos, que Aragonés quiere adscritos a la Presidencia, con la creación de un comisionado para el que ya tiene nombre: Miquel Puig. JxCat, sin embargo, reclama que se queden en la consejería de Economía y Hacienda, que aspiran a ocupar con Artadi como número dos del Govern, ocupando el lugar que en la pasada legislatura ha sido de Aragonés.

La propuesta republicana, en todo caso, no ha recibido respuesta hoy. Los de Puigdemont ya dejaron claro que lo que se planteara en la prisión debía ser debatido después en la ejecutiva del partido. Aunque lo cierto es que el encuentro en Lledoners ha reunido a los pesos pesados de los dos partidos. Solo la opinión de Puigdemont podría variar lo que decidan ahí Sánchez y Artadi.

La CUP apremia a formar gobierno

La CUP, por su parte, ha urgido a ERC y a JxCat a pactar un acuerdo que permita iniciar la legislatura lo antes posible para atender las «urgencias de país». Los antisistema, que ya cerraron un acuerdo de investidura con Esquerra, advierten también ha indicado que no verían mal un Govern en solitario de ERC con apoyos externos.

Según ha afirmado en una rueda de prensa el diputado de la CUP Xavier Pellicer, su formación «espera y desea» que la cumbre ERC-Junts en prisión «sirva para llegar a un acuerdo que permita iniciar la legislatura de una vez por todas, porque ya vamos con mucho retraso».

Pellicer ha advertido de que ERC y JxCat «tienen que salir urgentemente de este callejón sin salida en el que están» y anteponer «las múltiples emergencias» que sufre Cataluña a raíz de la pandemia a fin de «darles respuesta lo antes posible».

«Vemos que de momento ERC y Junts siguen encallados en los despachos, mientras negocian de espaldas a la ciudadanía y a las necesidades sociales de la población», ha lamentado este mismo diputado de la CUP.

Comentar ()