España | Madrid

La debacle electoral tensiona a los socialistas madrileños y pone a Gabilondo en la diana

Ángel Gabilondo

Ángel Gabilondo Europa Press

La ejecutiva de los socialistas madrileños no ha transcurrido precisamente por cauces tranquilos. La debacle electoral ha tensionado a esta organización tanto internamente como con su «hermano mayor», esto es, la dirección federal, a quien atribuyen, junto con Moncloa, las causas principales del desastre. El debate principal ya no gira tanto en torno a la continuidad o no de su candidato a la presidencia de la Comunidad, Ángel Gabilondo, como si debe volver a ser el portavoz socialista en la Asamblea.

Hay quienes entienden que debe echarse a un lado, no coger el acta de diputado autonómico y dejar la política. De hecho, él mismo se lo ha planteado, según ha trasladado a gente de su confianza, aunque la versión oficial es que recogerá será diputado y seguirá trabajando en la Asamblea madrileña. Pero eso dependerá de si le dejan.

A lo largo de esta tarde se ha celebrado la Ejecutiva Regional del PSOE-M, en la que se ha acordado que la formación dirigida a nivel nacional por Pedro Sánchez que se va a comenzar a trabajar para lograr una «transición ordenada» en el próximo Congreso Regional que se celebrará a finales de año. Los socialistas madrileños inciden en la importancia de «realizar un profundo análisis, tras los pésimos resultados» cosechados en los comicios de la Comunidad de Madrid celebrados el martes.

La Ejecutiva Regional se ha emplazado a reunirse de nuevo la próxima semana para continuar realizar un «diagnóstico preciso» de cuáles han sido los motivos de la pérdida de apoyo en las urnas que ha golpeado al Partido Socialista, que ha perdido 13 escaños desde 2019 y ha pasado de ser la candidatura más votada a la tercera del panorama madrileño. «Desde el PSOE-M, somos conscientes de que nuestro mensaje y nuestras propuestas no han llegado a la ciudadanía», han reconocido.

Ábalos ha hablado de él en pasado: «La dirección está muy agradecida con el servicio que ha prestado»

Muy significativas fueron las alusiones en pasado que el miércoles le dedicó el secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos. «Ha prestado un servicio más y por supuesto hay que respetarlo. La dirección está muy agradecida con el servicio que ha prestado y la función que ha cumplido de forma absolutamente desinteresada y generosa», dijo de él para pasar a comentar que es una persona «lo suficientemente madura y la servicio de lo que representa para tomar sus propias decisiones y hay que respetarlo», cuando fue preguntado por su continuidad.

Otros piden ampliar el foco para que dimita toda la ejecutiva regional y se constituya una gestora hasta que se celebre el congreso territorial a finales de año. Esta es, por ejemplo la posición de la corriente Izquierda Socialista, que aunque mermada, ha pedido toda una revolución interna. Quieren «un cambio radical en nuestras políticas· y exigen «la dimisión de la Comisión Ejecutiva del PSM, sujeto activo de este fracaso histórico, aunque no sean los únicos responsables del mismo, designándose una g Comisión Gestora que dirija al PSM hasta el próximo Congreso Federal y Regional». Asimismo reclaman que Gabilondo renuncie al acta de diputado, «iniciando así, con su gesto, un proceso de renovación de cargos y de políticas, tan necesario para los socialistas, pero sobre todo para la ciudadanía madrileña».

No se paran ahí. Critican la «pérdida sistemática de autonomía del Partido
Socialista de Madrid» no sólo respecto a la dirección federal, sino directamente ante la Moncloa, «que ha venido imponiendo medidas que no han tenido en cuenta las condiciones singulares de Madrid»; arremeten contra una lista electoral «impuesta al margen de los socialistas madrileños», así como contra la «imposición de una estrategia electoral completamente equivocada».

El secretario general del PSM reclamó un «debate sosegado» sin mucho resultado. La ejecutiva federal analizará este jueves por la tarde los catastróficos resultados del 4-M. Quiere evitar una gestora en Madrid, pero la crisis es demasiado profunda y la Asamblea se constituye el 8 de junio. Para entonces el tema de la portavocía debe estar resuelto.

Comentar ()