El 15-M de 2011, la Puerta del Sol en Madrid comenzó a llenarse de manifestantes que terminarían acampando allí durante meses, celebrando Asambleas, reclamando una catarsis política y una nueva clase dirigente que transformase por completo el país. Diez años después, con los medios de comunicación llenos de efemérides, la vida en Sol, también la política, sigue adelante.

Este 15 de mayo de 2021, festividad de San Isidro, ha amanecido con chulapos posando bajo el oso y el madroño, a pocos metros de un improvisado debate organizado por ‘Feministas en Acción’ y que proclamaba este movimiento como el principal legado de las movilizaciones de hace 10 años.

El ágora de Sol ha vuelto a ser plural este sábado. También por la mañana se celebraba en la plaza una concentración a favor de la libertad del Sáhara, minutos antes de que irrumpieran en la plaza miles de personas que han marchado por Madrid con banderas de Palestina y a gritos contra el Estado de Israel, en plena escalada de la violencia en Gaza y coincidiendo con el Día de la Nakba.

La manifestación, que no ha llegado a llenar la plaza pero sí sus partes centrales y parte de la calle Carretas, ha supuesto una de las mayores concentraciones de los últimos meses en Madrid. Sin excesivas medidas de seguridad ni distancia, más allá de las mascarillas.

Por la tarde será el turno de otra movilización completamente diferente. Un llamamiento impulsado en redes sociales ha pedido concentrarse a las 20.00 horas en la céntrica plaza de Madrid para protestar contra las subidas de impuestos previstas para los próximos años en el marco del Plan de Recuperación enviado por el Gobierno a Bruselas.

Uno de los principales temas de la semana, con el debate centrado en la aplicación de peajes en todas las autovías, el cambio en las cuotas de los autónomos o el cambio en el cálculo de las pensiones, tendrá su réplica en la calle en la simbólica fecha del 15-M, donde en la Puerta del Sol, pese a que la pandemia aún altera la vida diaria, se siguen viendo turistas, grupos al sol y los paraguas coloridos de los guías de free tours.