España

Un Sánchez "desaforado" rompe hostilidades contra Casado: "Usan la crisis para derribar al Gobierno"

Casado interviene durante la sesión de control al Gobierno

Casado interviene durante la sesión de control al Gobierno EFE

Había una enorme expectación respecto a si esta sesión de control al Gobierno iba a inaugurar un nuevo clima de entendimiento entre Pedro Sánchez y Pablo Casado a cuenta del desafío que ha lanzado Marruecos sobre España. Duda resuelta. Al tenor del tono y del contenido de las intervenciones, parece que ese acercamiento ha durado poco.

El líder de la oposición ha sido muy duro en el contenido de su intervención, acusando al Gobierno de debilidad exterior y de errores diplomáticos, pero lo más llamativo ha sido el tono airado del jefe del Ejecutivo, que ha vuelto a acusarle de usar las «calamidades», como la pandemia o esta crisis, «para intentar derribar al gobierno»

Casado ha arrancado su intervención señalando que España «atraviesa la peor crisis diplomática con Marruecos de nuestra historia» y reiterado que «tiene nuestro apoyo para garantizar la soberanía y la integridad territorial de nuestras fronteras. Ceuta lleva 600 años siendo española. «.

El caos de su gobierno es nuestra mayor debilidad fuera», dice Casado

Pero a continuación han venido las críticas sobre la gestión de esta crisis, que se venía barruntando desde hace tiempo, entre otras cosas por el reconocimiento de la administración Trump del Sáhara como territorio marroquí. «Es la crónica de un crisis anunciada. Rectifique, pero el caos de su gobierno es nuestra mayor debilidad fuera» y tras recordar la posición de España con el Aquarius o las concertinas, le ha acusado de que, a pesar de que «le hemos tendido la mano desde Arguineguin, eligió la radicalidad de Podemos», así como la alianza con unos socios que, en el caso de ERC cuestionan la integridad territorial de España, o que como Bildu, piden la retirada del Ejército.

«Cuando un barco hace aguas el capitán no puede prometer recorrer la vuelta al mundo. Ha demostrado que le queda grande el mundo. Sea humilde y déjese ayudar. Hay más lealtad en esta oposición que en el consejo de ministros porque lo único que nos preocupa en España», ha concluido calificando de «desaforado» el tono de la intervención presidencial.

Sánchez le ha exhortado a aclarar «si apoya o no apoya. No me ha quedado claro. Por la mañana tenemos una conversación privada y hoy aquí hace justo lo contrario». Y no ha parado ahí. «Es lo que pasa siempre con ustedes. usan cualquier calamidad como con la pandemia para tratar de derribar al gobierno de España y no lo van a lograr. Este es el problema de la democracia, que sufrimos una oposición que es desleal con los intereses generales del Estado».

España, ha agregado, «está sufriendo un desafío y queremos saber de qué lado está la oposición, del interés general o de sus intereses partidistas. Ojala abandonen esa oposición desleal y asuman su responsabilidad». Y como colofón final ha vuelto al argumento de que la derecha «no acepta que gobierna la izquierda de manera legítima. Solo tiene un único objetivo, usar cualquier calamidad para hundir al gobierno y no lo va a lograr».

También la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha interpelado directamente a Sánchez respecto a las medidas que piensa adoptar para evitar la entrada irregular en España por la frontera de Ceuta, aunque su enfrentamiento no ha tenido tanta tensión. En todo caso, ha acusado al Gobierno de imprevisión y errores diplomáticos de calado, aunque Sánchez le ha agradecido en tono.

Las primeras palabras de la líder naranja han sido para «los ciudadanos de Ceuta y Melilla, que están sufriendo con angustia estos momentos, y también para los guardias civiles, policías y militares, que están salvando vidas y protegiendo España». 

Comentar ()