El expresidente del Gobierno Felipe González no ha dudado a la hora de explicar su posición respecto al indulto a los presos del procés durante una entrevista en El Hormiguero, programa que visitaba este miércoles por primera vez.

«En estas condiciones yo no haría el indulto», ha afirmado González, que ha argumentado que «nuestra constitución, no militante, admite ir en contra, pero nadie puede romper unilateralmente las reglas del juego a la fuerza, no tiene derecho», en referencia a la actuación de los dirigentes catalanes condenados.

González ha puesto fecha al momento en el que los políticos condenados «no tuvieron ningún respeto» por el marco constitucional: «Hablé bastante con Rajoy de esto. Aprobaron, incumpliendo el fondo y la forma, las leyes de desconexión con el Estado, el 6 y 7 de septiembre justo antes del 1-O». Asimismo, ha declarado que la última vez que hablo con Pedro Sánchez fue «en la moción de censura». «Estoy disponible si alguien relevante necesita saber qué opino, pero yo no voy a vender lo que pienso a nadie» comentaba el expresidente.

Cuando Motos le ha interpelado sobre si se siente representado con Sánchez, González ha reconocido que no lo hace ni con el dirigente del gobierno ni con ningún otro político. «Me siento huérfano de representación, no sólo por el PSOE». Además, ha asegurado que busca «compasión que en un discurso del Parlamento haya alguien al que pueda aplaudir, sea el que sea, aunque sea al de Teruel Existe». Al hilo, ha rechazado la política de bloques: «Me horroriza, es lo contrario de lo que tenemos que hacer» y ha insistido que más aún en un momento como este. «Yo soy del PSOE pase lo que pase» ha zanjado el expresidente.

Sobre las palabras de la vicesecretaria general del PSOE y portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Adriana Lastra, ante las críticas de históricos del partido tras las negociaciones del Gobierno con Bildu, en las que defendió ser una nueva generación, Felipe González ha respondido: «Pregúntenselo a Biden» (…) «El compromiso, el talento, la capacidad de hacer un proyecto de país, la verdad es que no tiene edad».