Continúa la desbandada en la bancada de Podemos para la Asamblea de Madrid tras la derrota del pasado 4 de mayo. Tras la salida de Pablo Iglesias, que renunció a su acta en la misma noche electoral, se produjo días después la del ex JEMAD Julio Rodríguez. Ahora es la número dos de la candidatura, Isabel Serra, quien renuncia a su acta y deja al partido descabezado en la Asamblea, que se constituye mañana.

Sin su número uno ni su número dos, la preeminencia de Podemos en la Asamblea correspondería por orden a la número tres, Vanessa Lillo, de Izquierda Unida, que se vio salpicada por la polémica tras filtrarse unos audios en los que atacaba duramente la actitud de los miembros de Podemos durante la campaña electoral y en la comparecencia de Pablo Iglesias tras la victoria de Isabel Díaz Ayuso.

Sin embargo, sería más lógico que recayera en Jesús Santos Gimeno, número seis de la candidatura de Podemos y coordinador general del partido en la Comunidad de Madrid.

«Es el momento de pasar a una nueva etapa. No seré más diputada en la Asamblea de Madrid y pasaré a desempeñar otras funciones en Podemos a nivel estatal, acompañando a Ione Belarra, y así llevar mucho más lejos este proyecto», ha dicho Isabel Serra en un vídeo difundido en sus redes sociales, en el que admite que pesa sobre su decisión también la sentencia judicial que la condenó a 19 meses de prisión por un delito de lesiones contra una policía durante una manifestación por un desahucio.

«No es la razón principal», dice Serra sobre este asunto, antes de reconocer que «el daño ya está hecho» y achacar la sentencia a una campaña de los poderes para amedrentar a su formación política.

Se trata por tanto de la tercera renuncia de diputados electos de Podemos, incluyendo a Julio Rodríguez, y da acceso a la Asamblea de Madrid a Jacinto Morano, que ya fue portavoz adjunto de Podemos en la Asamblea, y a Paloma García Villa. La siguiente en la lista, en caso de producirse alguna otra renuncia, sería Lilith Verstrynge.