Los hospitales siguen vaciándose, la presión asistencial disminuye y los hospitales adaptan su ritmo a la nueva situación. Los hospitalizados en planta en Madrid han descendido este miércoles de los 500 pacientes, por primera vez desde el principio del verano pasado, y las UCI siguen descendiendo hasta las 230 actualmente ingresadas en unidades de críticos, la mitad que hace un mes. El efecto de las vacunas está tumbando la curva hospitalaria.

En ese contexto, llegan las noticias positivas. El hospital de Fuenlabrada ha cerrado hoy su UCI Covid habilitada durante toda la pandemia para acoger al exceso de pacientes que dificultaban el funcionamiento de las unidades habituales del centro. Así lo ha anunciado el doctor Carlos Velayos en su cuenta de Twitter, en la que recuerda que esto sólo se produjo en los meses de julio y agosto del año pasado.

Un cartel en la puerta de este área de cuenta de la buena noticia: UCI COVID-19. CERRADA. 16/06/2021. «El número de pacientes ha bajado lo suficiente para poder cerrarla de nuevo. Gracias a las vacunas ha llegado este día tan importante», ha valorado el doctor.

Según los datos de los profesionales hospitalarios, el martes quedaban sólo 13 pacientes con coronavirus ingresados en el hospital de Fuenlabrada. Una situación que se reproduce en otros hospitales del sur de Madrid: en Leganés sólo quedan ocho pacientes y en Getafe únicamente tres.

El mayor número de pacientes sigue reportándolo el Hospital Enfermera Isabel Zendal, donde permanecen 126 pacientes ingresados en planta y 11 en la UCI. En los grandes hospitales de Madrid, la situación también continúa mejorando: hay 59 pacientes en la Fundación Jiménez Díaz, 46 en La Paz, 41 en el Gregorio Marañón, 39 en el Doce de Octubre, 30 en el Puerta de Hierro, 27 en el Ramón y Cajal, 17 en el Clínico San Carlos, 13 en La Princesa y 8 en el Infanta Leonor de Vallecas.