España FIN A 23 DÍAS DE CRISIS EN EL AYUNTAMIENTO

Luis Salvador (Cs) renuncia a la alcaldía de Granada tras casi un mes de bloqueo y deja paso al PSOE

El PSOE se garantiza la llegada a la alcaldía con el apoyo de Unidas Podemos y la abstención de Salvador y su último edil leal

El alcalde de Granada, Luis Salvador, durante la rueda de prensa.

El alcalde de Granada, Luis Salvador, durante la rueda de prensa. EP

El alcalde de Granada, Luis Salvador, ha presentado este jueves su dimisión tras 23 días de bloqueo en el Consistorio, provocado por la salida en bloque de los concejales del PP con los que gobernaba el edil de Ciudadanos, y deja paso al PSOE, la lista más votada en las municipales de hace dos años. Desde entonces, Salvador gobernaba únicamente con el apoyo de un concejal.

En rueda de prensa, Salvador ha anunciado su «renuncia voluntaria» como regidor porque, ha matizado, «solo dimiten los ladrones». «No hay ningún acuerdo con nadie. Simplemente la lealtad, la honradez y el compromiso nos permite anunciar que el alcalde no va a dimitir. Va a presentar por sentido de responsabilidad la renuncia voluntaria a ser alcalde y esa renuncia voluntaria que he registrado se tendrá que dar cuenta en un pleno mañana», ha alegado.

Salvador, que en una entrevista reciente con El Independiente se había dado unas semanas para solucionar la crisis municipal, ha reconocido sin medias tintas que, con su salida de escena, da paso a la lista más votada en los comicios de 2019. El PSOE fue el vencedor de aquella cita, cosechando 10 de los 27 concejales. Fuentes socialistas consultadas por este diario aseguran no haber estado al tanto del movimiento de Salvador y se emplazan a este viernes, cuando un pleno deberá confirmar la salida del alcalde naranja. «Solo cabía esta solución. Tiene que votar la lista más votada», ha indicado la viceportavoz del grupo municipal socialista Raquel Ruz. «Estamos preparados para formar Gobierno», ha deslizado quién ha negado cualquier acuerdo con Salvador.

Una vez hecha efectiva la dimisión de Salvador, otro pleno debería ser convocado en el plazo de diez días para hacer posible la llegada a la alcaldía del PSOE y su candidato, Francisco Cuenca, un escenario que dan por hecho desde el grupo municipal de Unidas Podemos. «Sabíamos que había negociaciones de Salvador con el PSOE y esperábamos una dimisión inmediata», ha indicado a este diario su portavoz Antonio Cambril. «Sospechábamos que esto es lo que iba a pasar».

Los números dan para el regreso de Cuenca, que ya estuvo al frente del consistorio entre 2016 y 2019 tras la dimisión del popular José Torres Hurtado por Operación Nazarí. Los tres concejales de Unidas Podemos votarán a favor del socialista en el pleno, un hecho confirmado a este diario, y simplemente la abstención de los dos concejales que mantiene Ciudadanos, entre ellos el de Salvador, dejará expedito el camino frente a la unión de los seis concejales del PP, los tres nos adscritos y los tres de Vox.

Salvador ya lo ha indicado en su comparecencia. «Podemos mirar a los ciudadanos a los ojos y entendiendo que hay una situación de bloqueo, que el PP no va a volver y analizamos dos opciones: las segundas partes nunca fueron buenas, con muchos versos sueltos y otra que es lo que queda, la lista más votada, dar estabilidad, que nos dediquemos y pido a todos que desde que se haga un pleno, se apoye a la corporación que salga, trabajemos unidos», ha indicado. «He dicho que apoyaremos la lista más votada. Si una opción no está clara, tiene rencillas y rencores, solo queda una opción. Quien pondría al PSOE sería el PP y los tránsfugas. Han obligado al alcalde a presentar la renuncia», ha agregado.

La dirección nacional de Ciudadanos ha alimentado a primera hora de la tarde la confusión. Su portavoz nacional, Edmundo Bal, ha asegurado que su formación «no apoyará al PSOE en la alcaldía de Granada». «Es inexplicable que la irresponsable trama de despachos en Génova entregue la ciudad a un imputado. En la investidura, Cs se mantendrá en el pacto de gobierno. Si el PP no rectifica tras romper el acuerdo, estaremos en la oposición», ha explicado en su cuenta de Twitter.

La crisis de la ciudad de la Alhambra, con ecos nacionales por las turbulencias entre el PP y Ciudadanos, estalló a finales de mayo cuando el que fuera candidato del PP a la alcaldía Sebastián Pérez anunció su baja del partido tras 35 años de militancia y su paso al grupo de no adscritos. Denunció entonces que el pacto de 2+2 para la alternancia al frente del Consistorio, verbal pero no firmado por Salvador en 2019, no se había cumplido con la permisividad de su propia formación.

El 8 de junio, en otro acto del sainete en plena recomposición del centro-derecha a nivel nacional, los concejales del PP y dos de Ciudadanos abandonaron el equipo de Gobierno dejando a Salvador con tan solo un concejal. Desde entonces, la Junta de Gobierno local no se había podido reunir por falta de quórum, con la evidente parálisis, mientras el alcalde seguía insistiendo en permanecer al frente. Su huida ha concluido este jueves, entre conversaciones mantenidas la víspera por el PSOE y el PP en las que los populares condicionaron su apoyo a la salida de Cuenca, imputado en un caso judicial que investiga la inspección de unos cursos de formación de la Junta de Andalucía.

Una operación para dinamitar Cs

Hasta la fecha, la dirección nacional y regional de Ciudadanos había apoyado la decisión de Salvador de resistir y vinculaba la crisis, como aseguró el ex regidor a este diario, a movimientos de Fran Hervías, ex secretario de Organización de la formación naranja y desde el pasado marzo «asesor» de la secretaría de Organización del PP. A su juicio, Hervías, que fue diputado y senador autonómico de Cs por Granada, se halla detrás de la detonación sufrida en la ciudad nazarí, a la que se ha unido en las últimas semanas la del Consistorio de la vecina Jaén. Allí tres de los cuatro ediles que tiene Ciudadanos han dejado la formación, críticos con el apoyo naranja al equipo de Gobierno del PSOE y alegando como coyuntura los indultos a los líderes independentistas catalanes. En la provincia granadina, la crisis ha abierto la puerta a la renuncia de cargos provinciales de Cs y de sus concejales en varios municipios.

La estrategia de asestar un golpe definitivo a Ciudadanos en tierras andaluzas coincide con la consolidación del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla, y los insistentes rumores de un adelanto electoral. Las últimas encuestas dibujan un PP cercano a la mayoría absoluta y certifican el hundimiento de su hasta ahora socio de Gobierno, Ciudadanos. A las condiciones propicias para una convocatoria anticipada que Moreno Bonilla niega y por la que apuesta Génova, se unen el cambio de candidato en el PSOE-A, con la elección hace unas semanas de Juan Espadas, y la fragmentación del sector a su izquierda, representado por Unidas Podemos, la refundada Adelante Andalucía de Teresa Rodríguez y el probable desembarco de Más País, la formación de Íñigo Errejón.

Te puede interesar

Comentar ()