Bombazo en Moncloa. Más allá de los cambios de ministros que se han cobrado la pieza de Carmen Calvo y el ascenso de Nadia Calviño a la vicepresidencia primera, Pedro Sánchez ha decidido prescindir de Iván Redondo como su jefe de gabinete y asesor áulico. El que ha sido el cerebro en la sombra de Pedro Sánchez desaparece de un plumazo del organigrama de Moncloa y será sustituido por Óscar López, que fue secretario de Organización del PSOE entre 2012 y 2014 y ocupaba actualmente la presidencia de Paradores del Estado.

Redondo, que fue el artífice de la campaña que llevó a Pedro Sánchez a recuperar el poder en las primarias del PSOE, había acompañado al presidente desde entonces. Animó a la moción de censura contra Mariano Rajoy y era el director del gabinete de la Presidencia desde junio de 2018.

La figura y la ascendencia sobre el presidente de Redondo, con pasado en el PP junto a Xavier García Albiol y José Antonio Monago, siempre había generado recelos tanto en el PSOE como en Podemos. Sin embargo, Redondo ha sido durante los últimos años encargado de engrasar relaciones con la formación morada.

Su cabeza cae en la bandeja de la crisis de Gobierno tras su momento más bajo: el fracaso estrepitoso de la campaña del PSOE en la Comunidad de Madrid, en la que Sánchez y Redondo asumieron el papel protagonista. La formación, lejos de inquietar a Isabel Díaz Ayuso, terminó tercera por detrás de Más Madrid.

La errática campaña en Madrid dejó muy tocado al asesor principal del presidente, pese a que su influencia se ha dejado notar posteriormente en proyectos como el de España 2050, que tampoco fue recibido con entusiasmo.

«A veces en la política, en la empresa, como en la vida, además de saber ganar, saber perder, hay que hacer algo mucho más importante: Saber parar. Muchas gracias por todo nos volveremos a ver», ha señalado Redondo en un mensaje enviado a los medios de comunicación.

Redondo subraya que ya pidió salir del Gobierno en 2019 y que lo ha vuelto a reiterar ahora, aprovechando la crisis propiciada por Sánchez.

Óscar López, un fontanero del PSOE

Para sustituir a Iván Redondo, Sánchez echa mano de Óscar López, un clásico del PSOE que lanza un mensaje de encastillamiento en el partido de la estrategia de Gobierno.

López, que fue secretario de Organización del partido y conoce sus entresijos, fue también secretario general del PSOE en Castilla y León y diputado nacional entre 2004 y 2011. También ha sido senador en varias legislaturas y desde la llegada de Sánchez al poder ocupaba la presidencia de Paradores del Estado.

Cambios en el Gobierno

La amplia remodelación de Pedro Sánchez afecta también a Juan Carlos Campo, cesado como ministro de Justicia y sustituido por la presidenta del Senado Pilar Llop, que ya fue como número tres en la lista de Ángel Gabilondo en las elecciones de la Comunidad de Madrid.

También entra en el Gobierno Félix Bolaños, mano derecha del presidente, en sustitución de Carmen Calvo, así como José Manuel Albares en Exteriores, en sustitución de Arancha González Laya tras el fiasco con Marruecos.

La remodelación también deja en el camino al ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, y al de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, y a pesos pesados como José Luis Ábalos, que deja Transportes para ser sustituido por Raquel Sánchez, o Isabel Celaá, que sale de Educación sustituida por Pilar Alegría.