Economía | España

El ‘ayuno financiero’: método para ahorrar en 21 días

La asesora financiera Michelle Singletary ha presentado este reto que consiste en eliminar todo gasto innecesario durante tres semanas para conseguir ahorrar la mayor cantidad de dinero.

El ‘ayuno financiero’: método para ahorrar en 21 días

Carmen Vivas

Quizás estamos hablando de una de las tareas más complejas y que más dolores de cabeza da a las personas, el ahorrar. El poder disponer de ese dinero guardado no es un cometido sencillo, en la mayoría de los casos el flujo de gastos diarios dificultan, en gran medida, el poder conservar esa pequeña cantidad para un gasto posterior. En este caso, el término usado por la asesora, “el ayuno”, ya nos indica cuales son las bases en las que se sustenta su método.

En los últimos tiempos, el auge de estas fórmulas de ahorro ha sido considerable; muchas son los sistemas que se ponen encima de la mesa y que prometen contribuir en conseguir ese dinero. La que descubrimos en El Independiente está considerada una de las “más agresivas” pero a la vez que mayores resultados está teniendo, sobre todo en los Estados Unidos.

The 21-Day Financial Fast: Your Path to Financial Peace and Freedom (El ayuno financiero de 21 días: Su camino hacia la paz y la libertad financiera) es el libro donde Michelle Singletary describe este sistema como “dieta económica”, un procedimiento que, puesto en marcha, solo tiene un objetivo: erradicar los malos hábitos de gasto e intentar subsanar tus deudas.

Portada del libro The 21-Day Financial Fast: Your Path to Financial Peace and Freedom
Portada del libro The 21-Day Financial Fast: Your Path to Financial Peace and Freedom. © Editorial Zondervan

Eliminar gastos innecesarios

A priori lo dices y parece fácil, pero nada más lejos de la realidad. En este punto está la clave del “ayuno financiero”. Pero, ¿Cuáles son realmente los gastos importantes? Si nos paramos a pensar fríamente, llegaremos enseguida a la conclusión. Todo lo que no sea gasto en alimentación, salud o algún coste que se considere esencial para sobrevivir, se tiene que intentar eliminar durante estos 21 días. Nos referimos a esos “caprichos” que creemos que son necesarios pero no: pequeñas reparaciones en casa contratando servicios profesionales, gastos en estética, el café de media mañana todos los días, suscripciones a televisiones online, entre otros.

Hablamos de tres semanas, pero no hay que caer en el error de pensar que una vez consumido este tiempo tendré la cuenta corriente llena de ahorros. Lo que la asesora Singletary busca es que encuentres tu rutina económica, que dejes de lado el gastar por gastar y centres tus pagos en cosas verdaderamente importantes. La idea principal es no desprenderte de ese dinero “extra”.

No caigas en la tentación

No nos vamos a engañar, el deseo de gastar siempre está presente, pero para evitarlo, la asesora recomienda planificar los gastos con antelación y hacerse cuatro preguntas para averiguar si lo que vas a comprar es realmente necesario:

  • ¿Existe alguna alternativa a este gasto?
  • Si es inevitable, ¿Cómo puedo rentabilizarlo?
  • ¿De verdad es imprescindible?
  • En caso de no gastarte ese dinero ¿En qué lo puedo usar más adelante?

Puntos clave y momento idóneo para llevarlo a cabo

En su libro, Michelle nos indica cuatro medidas a llevar a cabo durante estos 21 días para poder desarrollar el método de una manera efectiva:

  • 21 días: tiempo suficiente para que no resulte largo
  • En la medida de lo posible, pagar en efectivo: se es más consciente de todo lo que gastas que si lo haces con tarjeta
  • Comprar lo necesario
  • Registra los gastos: Michelle recomienda apuntar todo lo que gastamos para posteriormente poder analizarlo nosotros mismos

Sea dicho que ahorrar siempre es positivo y en cualquier momento, pero en este caso, la asesora aconseja que lo apliquemos en épocas donde necesitemos una cantidad de dinero específica, que hayamos sufrido un gasto elevado o que vengamos de un periodo vacacional.

El método se ha hecho viral, sobre todo en EEUU, pero se está extendiendo por todo el mundo ya que una de sus ventajas más notables es la de ser conscientes de lo que llegamos a gastar sin ser necesario. Parecerá complicado, y nadie dice lo contrario, pero solo al principio. Según Michelle Singletary, con el paso de los días acabarás aprendiendo unas rutinas financieras que te ayudarán a poder planificar tus propósitos a medio y largo plazo, de una forma más segura. Darás un valor real a las cosas, te dejarás de preocupar por el dinero y encontrarás la paz financiera.  

Te puede interesar

Comentar ()